Sobre el punto de admisión «Krakovets» en la frontera ucraniano-polaca los habitantes de la zona han golpeado a los policías de patrulla y ocasionado desperfectos a su coche.

Cerca de la medianoche a los miembros que patrullaban se les han acercado un ciudadano y ha comenzado a ofenderlos. El hombre no reaccionaba a las llamadas de atención y ha pedido ayuda a otros ciudadanos de la cola terminando en un conflicto.

Los soldados de patrulla han detenido a los organizadores de «la revuelta». Entonces algunas decenas de personas que se encontraban allí han tratado de liberar al detenido llegando a golpear el coche patrulla y arrancado las matriculas. Durante el conflicto las personas han golpeado a dos policías de patrulla.

Las personas que golpearon el coche y arrancaron las matrículas se enfrentan a causas penales.