Cámara de EE.UU. aprueba casi 1600 millones de dólares para el muro fronterizo

Fecha de publicación: 28 07 2017, 14:40

La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó hoy un paquete de iniciativas de gasto para el año 2018 en la que se incluyen casi mil 600 millones de dólares para la construcción de dos porciones de un muro fronterizo. 

Su aprobación final, no obstante, aún está pendiente en el Senado.

Por 235 votos a favor y 192 en contra, la mayoría republicana en la Cámara logró así otorgar al Presidente Donald Trump una victoria sobre uno de las principales promesas de su campaña.

De aprobarse en el Senado, la construcción de las dos porciones ocurriría hasta la primavera de 2018. A pesar de la promesa de Trump de hacer que México pague por el muro, el proyecto de ley destina dinero de los contribuyentes norteamericanos al proyecto.

Comentario: Obviamente.

Apoyado por sólo 5 congresistas demócratas -y con otros 5 republicanos en oposición-, el aval a los fondos para el muro permitirían la construcción de un total de 74 millas (119 kilómetros), de los que 60 millas (96 kilómetros) estarían ubicadas en El Paso, Texas. y otras 14 millas (96 kilómetros) en California.

Se espera que el Senado analice el tema hasta septiembre próximo.

Desde mayo, la minoría demócrata en el Senado había logrado detener la inclusión de dichos fondos para el muro en el presupuesto del año fiscal 2017, al amenazar o con no aprobar el resto de fondos para el Gobierno federal.

Los fondos del muro están contenidos en un paquete de iniciativas de gasto conocido como «minibús» en el que se incluyeron las Iniciativas de Gasto para la Defensa, Energía y Agua, Veteranos y la Rama Legislativa para el año fiscal 2018, que inicia en octubre de 2017 y termina en septiembre de 2018.

El esquema de «minibús» permitió evitar que los republicanos que se oponen a la medida voten contra ella directamente, al incluirla en un proyecto de ley de financiamiento para varias agencias federales.

Retrasan prototipos por reclamos

El gobierno de Trump dijo el jueves que los prototipos para un muro fronterizo propuesto con México se han retrasado hasta noviembre porque dos compañías se han opuesto al proceso de licitación.

La administración inicialmente planeó comenzar la construcción en San Diego para junio. El mes pasado, los funcionarios dijeron que no esperaban arrancar obras hasta finales del verano.

El jueves, la administración envió un correo electrónico a los miembros del Congreso diciendo que las apelaciones de dos compañías identificadas como WNIS y el Grupo Penna retrasaron la construcción a principios de noviembre, y su finalización está prevista para principios de diciembre.

El contenido del correo electrónico fue proporcionado a The Associated Press por un funcionario estadounidense que lo había revisado. El funcionario proporcionó la información sólo bajo condición de anonimato porque no se ha hecho público.

WNIS y Penna Group presentaron ofertas para construir prototipos de pared, pero no pudieron llegar a una segunda ronda de licitadores seleccionados en mayo, según el correo electrónico enviado a los miembros del Congreso.

Los postores perdedores rutinariamente protestan las decisiones, y los retrasos adicionales son posibles. La Oficina de Responsabilidad del Gobierno ha rechazado la protesta del WNIS, pero sigue evaluando la protesta presentada por el Grupo Parra. Otros pueden objetar una vez que los ganadores son anunciados.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos confirmó el retraso en un comunicado, diciendo que la construcción podría comenzar tan pronto como a finales de octubre. Dijo que el proyecto estaba siendo retenido por un proveedor que no identificó.

Penna, con sede en Fort Worth, Texas, propuso un muro construido de hormigón sólido en algunas secciones y malla de acero que permite la visibilidad en otros.

Comentario: Los mexicanos no tienen nada de qué preocuparse. ¡Al contrario! Un muro más robusto entre estos dos países les enseñará a depender menos de su nocivo vecino del norte, a buscar mejores y más justas alianzas, y a hallar soluciones originales a sus propios problemas. El muro, como símbolo de la política proteccionista de Trump, molesta a muchos mexianos, pero puede ser una bendición en disfraz.