Un incendio de grandes proporciones en uno de los barrios marginales de esta capital, el Bañado Sur, destruyó el miércoles más de 10 viviendas precarias, pero sin provocar víctimas, según reportes de ayer.

Los medios divulgan cómo las llamas arrasaron con las frágiles casas -unos señalan 12 y otros 15- y todas las pertenencias de los moradores, en tanto unas 50 familias fueron evacuadas.

Esas personas encontraron cobijo en los mismos albergues que utilizan cuando cada año el río Paraguay se desborda e inunda muchos sitios en esa área, una de las más vulnerables en la zona ribereña.

Según testimonios, el fuego comenzó ayer a las 16:00 hora local cuando una o más personas lo prendieron en un basurero contiguo.

Los bomberos enfrentaron muchas dificultades para llegar hasta el sitio del foco, dada la irregularidad del complicado terreno, y después para reabastecer de agua sus camiones cisternas pues allí no existen las llamadas bocas de incendio.

En unas cuatro horas o más de trabajo lograron evitar su expansión cuando un equipo especializado cavó una zanja para aislar las llamas, avivadas y propagadas velozmente por el abundante material combustible, como madera, papel y cartón.

Junto con el Norte, el Sur forma parte de los llamados Bañados asuncenos, a orillas del río Paraguay, caracterizados por la pobreza de sus habitantes.