La crítica situación económica que marca hoy el primer aniversario del gobierno del presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski, tiene su origen en la preservación del modelo neoliberal, afirmó el experto Pedro Francke.

Señaló que el motivo de que a la economía peruana le haya ido tan mal en el año transcurrido, si mandatario es economista y ha sido ministro de economía, es que su política es mala.

Precisó que esa es la razón fundamental de lo que llama ‘desplome económico’, si bien es verdad que el país sufrió devastadoras inundaciones y el daño del escándalo de los sobornos de empresas brasileñas, como resalta el gobierno.

Según el destacado economista, la administración Kuczynski continúa con el modelo neoliberal iniciado hace 25 años por el hoy encarcelado exgobernante Alberto Fujimori.

Ha priorizado -añadió- las grandes concesiones y asociaciones público-privadas, reduciendo impuestos y regulaciones a las grandes empresas, y manteniendo altas tasas de interés y bajos salarios.

Citó cifras de la oficial Encuesta Nacional de Hogares, según las cuales solo en el primer trimestre de este año se perdieron más de 200 mil empleos y afirmó que el gobierno busca ocultar los pésimos indicadores, al considerar como empleados a informales dedicados a actividades precarias y casi mendicantes.

Francke añadió que en los cinco primeros meses de este año la agricultura retrocedió 3,9 por ciento, la industria no primaria 2,8 y la construcción 5,6 y ‘si no fuera por una abundante pesca, el PBI estaría en cero’ incremento.

Explicó que las empresas están produciendo menos, no porque haya sueldo mínimo o excesivas cargas laborales, como alegan los empresarios, sino porque el mercado interno está recesado y y para una menor producción se necesita menos empleos.

A ello, afirmó, se agrega una caída de dos mil millones de soles (625 millones de dólares) en la recaudación tributaria en el primer semestre de este año, lo que, junto a las rebajas de impuestos, motiva que el Estado no tenga fondos para cumplir promesas electorales de Kuczynski, de mejoras salariales para sectores como los maestros y los médicos, actualmente en huelga

Ante tal situación, el economista plantea que el gobierno debió promover la inversión descentralizada en miles de obras medianas y pequeñas en las regiones y provincias, algo aun más urgente tras los desastres de las inundaciones, pero el gobierno priorizó los grandes negocios y posibles negociados.

Como elemento positivo, destacó el nuevo énfasis del gobierno en la inversión pública, lo que debe complementarse con un empuje mucho más fuerte, con una rebaja de tasas de interés y facilitación del crédito.

Francke demandó además una renovada política de industrialización, apoyo al agro y la ganadería y diversificación productiva, y con una mejora de la educación y la salud pública financiadas cobrando impuestos a quienes más tienen.