Noventa años atrás, un primero de agosto y justo después de sangrientas batallas durante la Expedición del Norte (1926-28), el Partido Comunista de China (PCCh) inició en 1927 la ofensiva conocida como «El levantamiento de Nanchang» para contrarrestar las purgas anticomunistas del Kuomintang. Ese fue el comienzo de los esfuerzos del PCCh para construir un ejército dirigido a servir al pueblo y establecer un gobierno del pueblo y para el pueblo.
En la región fronteriza de las provincias de Hunan, Hubei y Jiangxi, el PCCh estableció bases revolucionarias. Después de eso y liderado por el PCCh, el ejército inició la revolución de la tierra y emprendió la Larga Marcha (1934-35), cuya ruta más extensa fue de unos 12.000 kilómetros desde Jiangxi hasta Shaanxi.
La invasión japonesa, iniciada en 1931, condujo finalmente en 1937 al establecimiento del Segundo Frente Unido entre el Kuomintang y el PCCh, con el VIII Ejército y el nuevo IV Ejército emergiendo victoriosos en muchas batallas libradas en el norte y sur de China. Los ejércitos liderados por el PCCh no sólo eran las fuerzas de la primera línea de combate contra los invasores japoneses, sino que también desempeñaron en la etapa de postguerra la labor más importante en la protección de la nación contra los invasores.
El Ejército Popular de Liberación (EPL), término usado por primera vez en 1945 y adoptado formalmente por el PCCh en 1948, se desarrolló rápidamente y luchó valientemente para liberar al pueblo del gobierno corrupto del Kuomintang en los años posteriores a la rendición de Japón en la Segunda Guerra Mundial en 1945. Sus esfuerzos allanaron el camino para el establecimiento de la Nueva China.
Desde la fundación en 1949 de la República Popular China, el EPL ha sido pilar en la defensa y seguridad nacionales. El EPL siempre se ha dedicado, en primer lugar, a proteger la nación y al pueblo, destacando un fuerte espíritu de lucha y sentido del sacrificio en aras de defender la soberanía y la integridad del país.
En la «Guerra de Corea» (1950-53), el Ejército de Voluntarios del Pueblo Chino, una ala especial del EPL, luchó valientemente contra las tropas armadas con equipos más sofisticados y consolidó la posición estratégica regional de China.
En la guerra fronteriza entre China y la India ocurrida en 1962, el EPL defendió la soberanía y la integridad territorial de China. Desde entonces ha mantenido un convincente control y estabilidad en las regiones fronterizas.
Las décadas dedicadas a la defensa del país, le han enseñado al EPL a modernizarse y mejorar su capacidad para hacer frente a cualquier eventualidad enemiga del orden y la paz. Como resultado, tanto en ataque como en defensa, el EPL se ha transformado en un ejército moderno y capaz.

Con un entorno estratégico en cambio constante, el EPL ha mantenido su fisonomía, características originales, su devoción al pueblo y al liderazgo absoluto del PCCh.

El EPL asume la responsabilidad de salvaguardar a China y hacer frente a desafíos cada vez más graves como las disputas territoriales e intereses marítimos. También ha participado activamente en operaciones de rescate y socorro durante desastres naturales, ha combatido el terrorismo y mantenido la seguridad cibernética y espacial.
Además, el EPL porta las esperanzas del pueblo y continuará mejorando su capacidad para contrarrestar las amenazas a su seguridad, siempre bajo principio de la unidad entre civiles y militares.
Ahora, el EPL debe esforzarse más para elevar su nivel militar, realizar entrenamientos bajo condiciones simuladas y mejorar su capacidad de combate integrando la tecnología de la información. Para hacer frente a los nuevos desafíos que han surgido en el orbe, y mantener la estabilidad interna, el EPL necesita hacer nuevas contribuciones, lo que también ayudará a salvaguardar la seguridad regional y la paz mundial, combatir el terrorismo y hacer frente a desastres naturales y de otra índole.
En el siglo XXI, el EPL ha participado en muchas misiones de las Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz en países y regiones peligrosas. Entre los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, China es la que más aporta efectivos a las fuerzas de paz. Los soldados del EPL protegen la vida y las propiedades de los residentes de los citados países y regiones, construyen infraestructura y proporcionan ayuda humanitaria y tratamiento médico a los lugareños.
La Armada del EPL ha cooperado con otros países, enviado sus flotas a escoltar barcos en el Golfo de Adén, frustrado los actos de piratería y protegiendo las rutas de navegación internacionales. El Equipo Internacional de Búsqueda y Rescate de China ha ofrecido desinteresadamente ayuda a personas y países afectados por desastres naturales y ha ganado su confianza y amistades.
En algunas áreas en conflicto, el EPL ha cooperado con las tropas de otros países, rescatado a inmigrantes y realizado misiones humanitarias que aseguran la seguridad de civiles. Su abnegada participación le ha merecido honores para China.
Con el entorno estratégico mundial en constante e imprevisible cambio y el poder global de China en ascenso, el EPL está preparado para hacer frente a las exigencias de los nuevos tiempos. Bajo el capaz liderazgo y dirección del presidente Xi Jinping, secretario general del Comité Central del PCCh y presidente de la Comisión Militar Central, la reforma de la defensa nacional y la modernización del sector militar se han profundizado.

Gracias a estos esfuerzos, el EPL ha sumado la fuerza cualitativa a su fuerza cuantitativa.

La reforma de la defensa nacional también ha ayudado al EPL a realizar cambios importantes en diversos campos para hacer más científicas y eficaces la gestión de las tropas, el control del sistema de seguridad y la implementación de políticas relacionadas con una integración militar y civil más dispuesta.
Además, accionar un sistema más completo de movilización para la defensa nacional. Los colegios e instituciones militares de investigación científica ahora tienen que trabajar junto a las demás para satisfacer las necesidades del diseño y actualización de estrategias de defensa nacional y ayudar a preparar al EPL para el combate moderno. A través de la innovación y la práctica, el Ejército Popular de Liberación se mantendrá fiel a su misión y seguirá mejorando su capacidad para hacer frente a cualquier adversa eventualidad.
Y como una fuerza construida por el pueblo y para el pueblo, salvaguardará con firmeza la seguridad nacional y los intereses.
Nota.-
El autor es profesor de la Universidad de Defensa Nacional del Ejército Popular de Liberación.

Etiquetas: ; ; ; ;