EE.UU., asustado por el nuevo ensayo del misil norcoreano que ‘cubre todo su territorio’, culpa a China y Rusia de ‘la creciente amenaza’ de los misiles de Pyongyang.

“Como principales facilitadores económicos del programa de desarrollo de armas nucleares y misiles balísticos, China y Rusia tienen la única y particular responsabilidad de esta creciente amenaza para la estabilidad de la región y del planeta”, ha dicho este sábado el secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, en un comunicado.

El máximo diplomático estadounidense consideró el lanzamiento el viernes del misil balístico intercontinental (ICBM, por sus siglas en inglés) de Corea del Norte como “una descarada violación de múltiples resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU), que reflejan la voluntad de la comunidad internacional”.

El líder norcoreano, Kim Jong-un, aseguró que el nuevo proyectil, una versión actualizada del ICBM modelo Hwasong-14, recorrió 998 kilómetros durante unos 47 minutos, y demostró que todo el territorio continental de EE.UU. ahora está a su alcance.

China y Rusia se han opuesto, en reiteradas ocasiones, a los ensayos de misiles de Corea del Norte. Este sábado, Pekín ha criticado a Pyongyang por las reiterativas “violaciones de las resoluciones de las Naciones Unidas” y ha llamado, al mismo tiempo, a “todas las partes implicadas”, a mostrar “contención y a actuar con prudencia”, según una nota emitida por un portavoz de la Cancillería china.

La nueva Administración estadounidense, presidida por Donald Trump, ha pedido a Moscú y Pekín que presionen más a Pyongyang para que detenga su programa nuclear y de misiles.

A su vez, China, que culpa a EE.UU. de la creciente tensión que se vive en la península coreana, acusa a Washington de eludir sus responsabilidades al respecto. Al contrario que Washington, tanto Moscú como Pekín optan por la negociación y no por la confrontación para zanjar la crisis en la península.

El Gobierno norcoreano siempre ha insistido en que el desarrollo de armas nucleares y su programa de misiles blindan su estrategia de defensa ante la hostilidad y los movimientos belicistas de EE.UU., como las maniobras militares conjuntas con Corea del Sur.

Etiquetas: ; ; ;