Las principales fuerzas de oposición reprobaron ayer por triunfalista el balance del presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, de los primeros meses de su segundo mandato, en el que presumió de una buena gestión económica.

‘Hemos recuperado el nivel de riqueza que teníamos antes de la crisis’, se congratuló el gobernante conservador durante una rueda de prensa en la que hizo un resumen del denominado curso político antes del inicio de las vacaciones de verano.

España es el país con mayor crecimiento económico entre las naciones más desarrolladas del mundo, subrayó Rajoy desde el gubernamental Palacio de La Moncloa, en alusión al más reciente informe del Fondo Monetario Internacional (FMI).

El Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y la coalición Unidos Podemos acusaron al mandatario de estar alejado de la realidad, y advirtieron que los datos macroeconómicos no se corresponden con una mejora de las condiciones de vida de los ciudadanos.

La secretaria de Igualdad del PSOE, Carmen Calvo, criticó que Rajoy se refiriera de manera constante a una supuesta recuperación de la economía y lo emplazó a bajar a la realidad, porque la política no son solo cifras, enfatizó.

A juicio de la dirigente de la organización socialdemócrata, el común de la gente no comprende al jefe del Ejecutivo cuando asegura que el país ibérico alcanzó niveles de riqueza similares a los de antes de la debacle financiera de 2008.

Calvo lamentó que, en su intervención, el gobernante omitiera el grave problema de la corrupción, que afecta sobre todo a su agrupación, el derechista Partido Popular (PP), lo cual motivó incluso su comparecencia como testigo en un sonado juicio esta semana.

Se le olvida que la imagen internacional de España ‘es él como testigo en el tribunal’, remarcó la secretaria de Igualdad de la principal fuerza de la oposición sobre la declaración de Rajoy por una presunta financiación ilegal del PP.

En términos similares se pronunció el secretario de Relaciones con la Sociedad Civil de Podemos, Rafael Mayoral, quien calificó de vergüenza internacional la comparecencia del presidente ante la Audiencia Nacional por el denominado caso Gürtel.

Ese proceso judicial gira en torno a supuestas irregularidades cometidas entre 1999 y 2005 por una red político-empresarial, que hipotéticamente recibió a cambio de dinero contratos a dedo de administraciones gobernadas por los conservadores.

Tanto el PSOE como Unidos Podemos atribuyeron la mejora de los índices económicos a ‘los vientos de cola’, es decir, a la caída del costo de las materias primas, los tipos de interés bajos o el crecimiento del turismo en España por el desplome de sus mercados competidores.

Demuestra (Rajoy) que está en la luna, resumió Mayoral, tras denunciar que el mandatario obvió en su balance a los españoles que peor lo están pasando, como el 40 por ciento de la población que no tendrá la posibilidad de disfrutar de una semana de vacaciones.