El rey Abdolá II de Jordania, interviene en un evento en Amán.

Jordania comunica al régimen de Israel que impedirá el regreso de su embajadora en Amán hasta que se juzgue al guardia israelí que mató a dos jordanos. 

El domingo, un guardia de la embajada israelí mató a dos ciudadanos del reino árabe en el recinto de la legación diplomática en Amán, la capital del reino árabe.

Según medios jordanos, un ciudadano de 17 años de edad había ido a instalar mobiliario en el apartamento del guardia de la embajada cuando entre los dos hombres surgió una disputa. El joven agredió al guardia, hiriéndolo levemente, y él contestó disparando, con lo que causó también la muerte de una segunda persona.

Tras el incidente, que provocó la ira de la nación jordana, la mayoría de los miembros de la misión diplomática israelí abandonaron Amán, ya que el Gobierno jordano insistía en interrogar al guardia israelí.

Jordania «no permitirá que la embajadora Einat Shlein y el resto del personal de la embajada regresen antes de la apertura de una investigación seria», ha indicado este viernes una fuente oficial a la agencia gala AFP.

El jueves, el rey Abdolá II de Jordania instó al primer ministro del régimen de Tel Aviv, Benyamin Netanyahu, a hacer procesar al guardia israelí, al tiempo que criticó la calidez con la que lo recibió a su regreso a los territorios ocupados palestinos. Además advirtió a Israel de que su actitud podría tener «efecto directo» en las relaciones bilaterales.

El premier israelí, Benyamin Netanyahu, recibe a su embajadora en Jordania, Einat Shlein, y al guardia de la embajada que mató a dos jordanos.

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores del reino hachemí, Ayman al-Safadi, ha denunciado la acogida israelí al homicida, considerándola «una forma vergonzosa e inaceptable de comportarse diplomáticamente».

Este viernes, los medios locales han reportado la imputación por el fiscal general Akram Masaadeh al empleado israelí de dos delitos, homicidio y posesión de arma de fuego sin licencia.

En la misma jornada, varios centenares de jordanos se han congregado frente a la sede diplomática israelí en Amán para denunciar la brutalidad israelí gritando lemas como «muerte a Israel», según informa el canal estadounidense ABC.