La Policía Metropolitana de Las Vegas ha publicado el video de la persecución policial que terminó con un tiroteo.

El pasado 24 de julio, una persecución a alta velocidad en Las Vegas (EE.UU.) terminó con un tiroteo en el cual la Policía disparó 26 veces contra un hombre.

Todo se originó cuando dos sospechosos, identificados como William Alfredo Chafoya, de 37 años, y Ashley Elizabeth Olivetti, de 31, subieron a un vehículo que había sido reportado como robado e involucrado en un tiroteo el día anterior. Los oficiales intentaron detener a los sospechosos, pero como Chafoya se negó a obedecer, iniciaron una persecución.

Posteriormente, el sospechoso abandonó su vehículo y trató de esconderse en una residencia. Según lo reportado, el hombre disparó al aire antes de que los oficiales, Tyler Hebb y Brandon Foster, abrieran fuego en su contra. De 26 disparos, Chafoya recibió 19 balazos, mientras que Olivetti resultó herida en la muñeca.

Ambos fueron detenidos y trasladados al Centro Médico de la Universidad de Las Vegas y se informó que sus vidas no corren peligro. También se supo que ambos cuentan con un importante historial criminal y una gran cantidad de arrestos relacionados con narcóticos y robos de armas y autos, entre otros.

Este jueves el Departamento de la Policía Metropolitana de Las Vegas realizó una conferencia de prensa para revelar los datos sobre el tiroteo.

«Es parte del protocolo que un oficial haga uso de la fuerza cuando su vida o la vida de la comunidad está en riesgo, así como es parte de su entrenamiento brindar primeros auxilios sin importar que se trate de los sospechosos. Los oficiales dispararon 26 veces, pero se aseguraron de no herir a nadie que no estuviera involucrado», afirmó Todd Fasulo, asistente del sheriff del Departamento de la Policía Metropolitana de Las Vegas.

Los dos oficiales que participaron del tiroteo fueron suspendidos. La Policía lanzó una investigación del incidente para comprobar si las acciones de los agentes en este caso respondieron a las directrices estándares y al entrenamiento policial.