Los maestros agremiados al sindicato Ademys (Asociación docente de la Ciudad de Buenos Aires) encabezarán otra medida de fuerza en reclamo de mejoras salariales el próximo lunes, día en que deben reiniciarse las clases tras las vacaciones invernales.

En una rueda de prensa Ademys convidó a otros gremios a unirse al paro y movilización hasta el ministerio de Educación para rechazar la última propuesta del gobierno porteño que, advierten, dejan por debajo de la línea de pobreza a los maestros.

El secretario general de ese colectivo, Jorge Adaro, apuntó que “no iniciamos las clases en rechazo a la miserable propuesta salarial del gobierno y contra el intento precarizador del traspaso del área de idiomas”.

La última oferta gubernamental fue de un 1,75 por ciento de aumento más y un bono de 400 (unos 22 dólares).

“Tras cuatro meses de espera lo ofrecido es insuficiente e insultante ni un dos por ciento más de lo que propusieron en marzo. Esto mantiene nuestro salario por debajo de la línea de pobreza, es inadmisible”, resaltó. Según lo previsto, además de la paralización de la jornada, los docentes se concentrarán frente al ministerio de Educación porteño a la espera de una respuesta de las autoridades.

Con el 27,4 por ciento acordado entre el Ejecutivo y los docentes de la provincia de Buenos Aires el 4 de julio pasado, quienes también dieron una dura pelea, los de la capital apuntan que el porcentaje que proponen las autoridades porteñas queda muy por debajo.

La situación salarial y las llamadas paritarias (negociaciones) han sido uno de los puntos más complejos en este primer semestre del año en el sector.

Los maestros protagonizaron duras protestas en varias partes en busca de un salario para compensar la inflación que en 2016 se elevó al 40 por ciento y las constantes subidas de precios en servicios públicos como la luz, el agua, el gas, entre otros sectores.

Etiquetas: ; ; ;