Ayer viernes, autoridades de los países Rumanía y Hungría; integrantes de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), prohibieron la entrada del avión ruso donde iba a bordo el vice primer ministro de Rusia, Dmitri Rogozin, quien se encuentra vetado por la Unión Europea (UE), en relación a la crisis de Ucrania, informó Telesur.

En este sentido, el avión perteneciente a la compañía aérea rusa S7, que cubría la ruta entre Moscú y Chisinau con 165 pasajeros a bordo, donde también viajaba el vice primer ministro de ruso que fue sancionado por la UE.

El avión, que se estaba quedando sin combustible, tuvo que dar la vuelta y aterrizar en el aeropuerto bielorruso de Minsk, informó en un comunicado la compañía.

El portal web de la multiestatal Telesur detalló que el ministro Rogozin, quien se encuentra vetado por la UE por la crisis de Ucrania, expresó a los medios que “la torre de control de Bucarest se comunicó con el avión para comprobar la lista de pasajeros y confirmar que a bordo viajaba la delegación rusa, por lo que prohibieron al avión entrar en su espacio aéreo”.

Los pilotos “se comunicaron con Budapest para pedir un aterrizaje técnico para repostar combustible, pero también Hungría le negó entrar en su espacio y aterrizar”, enfatizó.

“Las autoridades rumanas pusieron en peligro la vida de los pasajeros, entre los que había mujeres y niños. Solo había combustible para llegar a Minsk. La pagarán, sabandijas”, comentó Rogozin.

El vice Primer Ministro ruso se dirigía a Moldavia para reunirse con el presidente de ese país, Ígor Dodon, y para participar en los actos que conmemoran el 25 aniversario de la misión de paz rusa en Cisdniester, región separatista moldava que autoproclamó su independencia en 1990.

Tradniéster, región de mayoría rusa y ucraniana, rompió los lazos con Moldavia tras un conflicto armado (1992-1993) en el que contó con ayuda rusa, cuyas fuerzas armadas siguen destacadas en la zona para garantizar el mantenimiento de la paz.