La Corte Suprema de Arabia Saudí ratificó, este domingo, la ejecución de catorce personas, entre ellas, un efectivo de las fuerzas de seguridad saudíes, acusados de “más de cincuenta ataques armados” en las manifestaciones contra el Gobierno

Entre los sentenciados, que había sido condenados en primera instancia en junio del año pasado, hay personas incluidas en una lista de 24 disidentes perseguidos por las autoridades de Arabia Saudí, emitida en 2012 en 2012.

Los condenados fueron sometidos a torturas por parte de las autoridades saudíes para conseguir, de esta forma, una confesión forzada, tal y cómo denuncia la ONG Amnistía Internacional.

La ONG ha condenado la sentencia judicial y ha acusado al Gobierno saudí de “demostrar su despiadado compromiso con el uso de la pena de muerte como arma para aplastar la disidencia y neutralizar a los opositores políticos”.

Según Amnistía Internacional, al menos 66 personas han sido ejecutadas en Arabia Saudí en lo que va de 2017. Cerca de 26 sólo en las últimas tres semanas, lo que supone más de una ejecución al día.