Casi todos los expresidentes peruanos que ejercieron en las últimas cuatro décadas están presos o prófugos o son investigados, en su mayoría por problemas de corrupción, según un recuento hecho a partir de la prisión preventiva de 18 meses a la que fue sometido, el pasado 14 de julio, el exmandatario (2011-16) Ollanta Humala.

Humala fue encarcelado, al igual que su esposa, Nadine Heredia, después de casi tres años de investigaciones del Ministerio Público que continúan sin iniciarles un juicio por el presunto delito de lavado de activos por recibir, encubrir y manejar discrecionalmente fondos externos supuestamente ilegales para sus campañas electorales de 2006 y 2011.

Entre esos fondos se menciona tres millones de dólares que la empresa brasileña Odebrecht afirma que le entregó por cuenta del Partido de los Trabajadores de ese país, lo que el exmandatario niega, al argumentar que la legislación peruana no considera delitos los aportes electorales.

Humala comparte, sin contacto, un presidio policial donde cumple su condena el también exgobernante (1990-2000) Alberto Fujimori, sentenciado a 25 años de cárcel por crímenes de lesa humanidad y corrupción confesa y cuyo indulto analiza Kuczynski bajo presión del partido fujimorista Fuerza Popular, mayoritario en el parlamento.

Otro exgobernante, Alejandro Toledo, está prófugo en Estados Unidos y es investigado por lavado de activos y un soborno de 20 millones de dólares que Odebrecht dice haberle entregado a cambio del contrato para una obra vial.

Sobre Toledo pesa una orden de prisión preventiva por 18 meses y un pedido de extradición a Washington, donde radica.

Alan García, expresidente (1985-90 y 2006-11) neoliberal como Fujimori y Toledo, es investigado en el caso de los sobornos que la empresa brasileña Odebrecht pagó a funcionarios de su último gobierno.

Tras su primera administración fue procesado en ausencia por corrupción y dejó el país y a su retorno se acogió a la extinción de las causas por prescripción, por lo que no fue sentenciado.

El impacto de la situación reseñada se tradujo en altos niveles de repudio a los exgobernantes en diversas encuestas referidas tanto al caso Humala, con 78 por ciento de respaldo a su encarcelamiento; como al caso Odebrecht en general, tema en el que 92 por por ciento creen que Humala recibió recibieron sobornos de la empresa brasileña y 90 por ciento piensan que lo hicieron García y Toledo.

Además, 78 por ciento cree que Odebrecht pagó sobornos a Fujimori durante su decenio de gobierno, y 70 por ciento asume que su hija Keiko, jefa de Fuerza Popular, recibió fondos del mismo origen para su campaña electoral, teniendo en cuenta que la empresa ha reconocido que contribuía a campañas de los principales candidatos.

La lista de expresidentes en problemas con la justicia incluye al exgobernante militar (1975-80) Francisco Morales Bermúdez, condenado a cadena perpetua en ausencia como autor mediato del secuestro y desaparición de tres asilados políticos argentinos en una operación del Plan Cóndor, mecanismo de coordinación y acción conjunta de regímenes militares de la época.

Morales Bermúdez, próximo a cumplir 96 años, vive en Perú y no puede salir del país porque corre el riesgo de ser apresado y entregado a la justicia italiana porque está vigente una orden internacional para su detención.

Etiquetas: ;