El Ministerio sirio de relaciones exteriores instó al Consejo de Seguridad de la ONU a asumir sus responsabilidades, mantener la paz y la seguridad internacional y a detener los crímenes de la coalición internacional contra el pueblo sirio.

Asimismo, el Ministerio instó a todos los Estados a que cumplan y apliquen todas las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre la lucha contra el terrorismo, en particular la resolución No. 2253.

Además, el Ministerio, en dos cartas dirigidas al Secretario General de la ONU, al Presidente del Consejo de Seguridad de la ONU, pidió disolver esta coalición ilegítima que se estableció fuera del marco de la ONU y sin pedir permiso al gobierno sirio.

La coalición internacional liderada por los Estados Unidos sigue cometiendo masacres contra civiles inocentes sirios a través de ataques aéreos sistemáticos en las provincias de Raqqa, Hasaka, Alepo y Deir ez Zor diariamente desde el inicio de su interferencia ilegítima el 23 de septiembre de 2014 con el objetivo de proporcionar apoyo a los grupos terroristas armados en la República Árabe Siria, agregó el Ministerio.

Se refirió a las masacres de la coalición internacional contra civiles en los pueblos y ciudades de Kashkash Jabbour y Kashkash Zyanat en Hasaka, y al-Kashkashiyeh, al-Mayaden, al-Tiyybeh y al-BouKamal en Deir ez Zor en los días 3, 12, 18, 27, 29 y 30 de julio, cuando aviones de guerra pertenecientes a los Estados Unidos y la supuesta coalición atacaron los barrios residenciales y las casas de civiles en estas áreas con misiles y bombas causando la muerte y lesiones de cientos, eran mujeres, niños y ancianos.

El Ministerio añadió que los aviones de combate de la coalición liderados por los Estados Unidos también cometieron tres masacres contra civiles sirios en la ciudad de al-Sour, el pueblo de al-Dablan y la ciudad de al-Mayaden en la provincia de Deir ez Zor los días 27, 28 y 29 de junio de 2017 matando más de 90 ciudadanos, la mayoría de ellos mujeres, niños y ancianos, señalando que la coalición internacional utilizó municiones de fósforo blanco prohibidas internacionalmente en estos ataques.

El 9 de junio de 2017, la coalición internacional atacó las casas de civiles en los barrios de al-Mashlab, al-Sina’a y al-Sebahi en la provincia de Raqqa, causando la muerte de 18 civiles, incluyendo mujeres, niños y ancianos. El Ministerio.
Indicó que el terrorismo no podría crecer sin el apoyo ilimitado de los Estados miembros de la Coalición a las organizaciones terroristas, en particular al ISIS y Jabhat al-Nusra.

Por otra parte, esos ataques contribuyeron a la expansión del caos, el asesinato y la destrucción que cumplen los objetivos de la coalición y las organizaciones terroristas en desestabilizar la seguridad en la región, destruyendo las capacidades de Siria y prolongando la crisis de manera que sirva a los intereses de las entidades israelíes.

Las operaciones militares de la coalición contra las posiciones del ejército árabe sirio y la infraestructura estatal muestran claramente la relación entre algunos de los estados miembros de la coalición, incluyendo Qatar, Arabia Saudita y Gran Bretaña y otras organizaciones terroristas que se beneficiaron de los ataques aéreos de la coalición en sus movimientos, dijo.

Exigió la detención inmediata de los crímenes de la coalición y los ataques sistemáticos a la soberanía y la integridad territorial de Siria, agregando que el silencio continuo de la ONU, sus enviados principales y los estados miembros hacia esa conducta criminal ya no es aceptable ya que anima a la coalición a seguir adelante con sus crímenes contra el pueblo sirio.

El Ministerio reiteró la condena de los crímenes de la coalición internacional contra los civiles y sus ataques contra la infraestructura, las instalaciones económicas, de servicios y petróleo y las propiedades públicas y privadas en Siria que mataron vidas de inocentes y causaron un enorme daño material.