La ministra de Salud de Chile, Carmen Castillo, confirmó ayer lunes de la existencia de dos casos “importados” de lepra en ese país, mientras que un tercero está a la espera de confirmación.

La noticia la dio a conocer luego de que el director del Servicio Público de Valdivia, Patricio Rosas, diera aviso de esta enfermedad en un ciudadano haitiano.

“Estamos hablando de casos importados y que en este momento están absolutamente controlados (…) Un tercer paciente con diagnóstico no definido ya también inició su terapia, por lo tanto, si llegara a confirmarse, estaría también siendo controlado”, manifestó Castillo a medio locales.

El infectólogo Miguel O’Ryan, profesor titular del Instituto Milenio de Inmunología e Inmunoterapia de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, indicó que pese a lo extraño que pueda parecer, “no debe sorprender” la situación ocurrida en Valdivia, debido a que en Brasil o Estados Unidos hay situaciones similares.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) en los últimos 20 años se han tratado unos 16 millones de enfermos en el mundo y su tasa de morbilidad ha bajado notoriamente, de 5.2 millones de casos en 1985 a 176 mil 176 a fines de 2015, refiere el portal web de Telesur.

En el pasado Chile tuvo muchos casos en la Isla de Pascua, 3.500 kilómetros al oeste del continente, y se cree que la enfermedad había llegado a fines del siglo XIX procedente de Haití.

Los enfermos, que llegaban a perder piel y trozos de dedos entre otras consecuencias, eran discriminados y aislados en leprosarios para mantenerlos apartados. En 1992 quedaban tres leprosos que fueron dados de alta y reintegrados a sus familias.