Estados Unidos está preparando sanciones contra China, según han informado varios medios estadounidenses. Washington se está valiendo de una política de sanciones y presiones sin precedente que al final puede repercutir negativamente en el propio país, afirmó en una entrevista con Sputnik el senador ruso Ígor Morózov.

«Creo que Estados Unidos no debe poner a prueba a China, porque Pekín es uno de los centros de toma de decisiones, uno de los vectores del mundo multipolar, es la mayor economía del mundo. Cualquier paso contra China tendrá una respuesta acorde. Igual que la tendrá un paso contra Rusia. Hasta Bruselas, controlada por EEUU, está indignada», declaró.

«Los estadounidenses echaron el dado, cruzaron la línea roja en las relaciones internacionales, incluso en la dimensión geopolítica. Hoy están tratando de dictar sus reglas a sus aliados y socios más cercanos de la OTAN ejerciendo una presión enorme sobre ellos», manifestó Morózov.

A juicio del entrevistado, Estados Unidos se arriesga a recibir una respuesta acorde.

«Estados Unidos comete un error estratégico contra sí mismo. Bastaría solo un par de pasos imprudentes y los norteamericanos pueden destruir todos los nuevos bloques de cooperación económica que se han estado formando a lo largo de los muchos años de globalización de la economía mundial», destacó.

El senador puso de relieve que Estados Unidos está buscando una confrontación directa sin haber calculado las posibles medidas de respuesta a las que pueden enfrentarse.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, tachó a Rusia y China de responsables de la ‘amenaza creciente’ que proviene de Corea del Norte.

La Cancillería rusa recientemente informó que Moscú considera que los intentos de Estados Unidos y varios otros países de responsabilizar a Rusia y China del problema nuclear de Corea del Norte son insostenibles.