El Departamento de Estado de EE.UU. ha reaccionado a la decisión de Moscú de reducir el número del personal de la misión diplomática estadounidense en Rusia de 1.210 a 455 empleados.

“Este es un acto lamentable y fuera de lugar. Estamos evaluando el impacto de esta limitación y cómo vamos a responder a la misma. No tenemos más comentarios por el momento”, declaró el Departamento de Estado, citado por la agencia AP.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, anunció esta medida la semana pasada en respuesta a la imposición de nuevas sanciones por parte de EEUU contra empresas y ciudadanos rusos. Ahora el presidente Donald Trump tendrá que firmar esta ley para que entre en vigor o vetarla si se manifiesta en contra de la medida.

Por su parte, el portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov, aseveró que Washington inevitablemente adoptará la ley,ya que el Congreso y el Senado lo aprobaron y esta entrará en vigor “incluso si el presidente de EEUU no la firma”.

El portavoz afirmó que incumbe a Washington “decidir” el personal que será incluido en el recorte de su legación diplomática en el país.

Según sus palabras, “en general, Rusia está interesada en mantener la cooperación en las áreas que correspondan a sus intereses”, pero acotó que Moscú “se reserva el derecho” de adoptar más medidas de respuesta a las nuevas sanciones de EEUU.

El presidente ruso, por su parte, avisó la semana pasada de que “Rusia dispone de un gran número de medidas para responder a Estados Unidos”.