Rusia y Estados Unidos podrían volver a los tiempos de la guerra fría, sin embargo los pasos que emprendan Moscú y Washington no derivarán en la ruptura de las relaciones diplomáticas, declaró el politólogo y director adjunto del diario Izvestia, Boris Mezhuev.

Anteriormente, el portavoz del Departamento de Estado de EEUU, declaró que Washington lamenta la decisión rusa de reducir el personal de la misión diplomática estadounidense en Rusia, la califica de «injustificada» y estudia medidas de respuesta.

«Volveremos a los tiempos de la guerra fría pero no acabaremos en la ruptura de las relaciones diplomáticas, porque es simplemente demasiado peligroso para la seguridad mundial», dijo Mezhuev.

Según el politólogo, habrá problemas con visados y presión sobre los países europeos para que también endurezcan las normas de expedición de visados a los nacionales de Rusia.

Además, se verá afectada la vida cotidiana de ciudadanos de a pie que tengan negocios o asuntos familiares en EEUU.

El experto opinó que la decisión adoptada por Moscú debió haberse tomado en diciembre pasado.

«Creo que Rusia se mostró indulgente con Washington, no es correcto en la diplomacia, no se debería hacer préstamos a (el presidente de EEUU, Donald Trump)», expresó.

Lo que actualmente ocurre en EEUU, dijo, es que el Departamento de Estado no actúa de forma debida y la política exterior del país está en manos del Congreso, «preso de unos sentimientos bestiales hacia Rusia».

El 30 de julio, el líder ruso Vladímir Putin confirmó que la decisión de limitar a 455 personas la plantilla de la embajada y los consulados de EEUU en Rusia —número idéntico al de los empleados de las legaciones rusas en territorio estadounidense— lo que traduce en la salida de 755 diplomáticos de Rusia.

Moscú, que se abstuvo de responder en diciembre pasado a la expulsión de 35 diplomáticos rusos de EEUU, impuso esta restricción tras un nuevo paquete de sanciones contra Rusia aprobado por el Congreso de EEUU.

Etiquetas: ; ;