Tres camiones, un minibús, un todoterreno y un taxi, partieron de la casa de campo de la Embajada de los Estados Unidos en las afueras de Moscú, embargada por las autoridades rusas como respuesta del Kremlin a las sanciones antirusas aprobadas el jueves por el Congreso estadounidense.

“Los dos últimos empleados en dejar la propiedad pusieron un cerrojo en las puertas”, informó desde el lugar un periodista de la agencia de noticias RIA Novosti.

Aunque no está claro por el momento si la evacuación de la propiedad se ha efectuado por completo, la agencia rusa de información aseguró que la mayoría de los objetos que contenía fueron embarcados la semana pasada, divulgó Xinhua.

Después de que el Congreso estadounidense aprobara nuevas sanciones contra empresas y ciudadanos rusos, la Cancillería rusa desautorizó el pasado viernes a la embajada de Estados Unidos en Rusia el uso de todas las instalaciones de almacenamiento en la calle Dorozhnaya, en Moscú, así como de la mansión en Serébriany Bor a partir del 1 de agosto.

Moscú también comunicó a Washington que tiene de plazo hasta el 1 de septiembre para reducir el número de diplomáticos y técnicos que trabajan en su embajada en Moscú, así como en los consulados generales de San Petersburgo, Ekaterimburgo y Vladivostok, de 1.210 a 455 personas, en correspondencia exacta con el número de diplomáticos y miembros del personal técnico ruso que trabajan en Estados Unidos.

Además, la Cancillería advirtió que se reserva el derecho de adoptar otras medidas recíprocas, que puedan afectar a los intereses de la Casa Blanca en caso de nuevas acciones unilaterales de EEUU.