Las autoridades nicaragüenses investigan hoy las causas de la presencia de al menos siete cuerpos sin vida que estaban flotando en las aguas del balneario de Casares, ubicado en el departamento de Carazo, en la zona central de la región del Pacífico.

De acuerdo con Radio La Primerísima, miembros de la Fuerza Naval confirmaron el avistamiento de los ahogados, lo cuales no han podido ser rescatados en su totalidad debido a las inclemencias del tiempo.

En tanto, la versión digital del Nuevo Diario cita al teniente de fragata de la Fuerza Naval Regino Gabriel Peralta, quien aseguró que hay lanchas tratando de recuperar los cuerpos.

Asimismo, los pobladores de la zona creen que los ahogados son inmigrantes ilegales, aunque aún no se confirmó la nacionalidad de las víctimas.

El citado diario también reportó que este martes uno de los cuerpos fue expulsado por el agua, mientras se espera hallar otros en el transcurso de la jornada de este miércoles, pese a las fuertes olas que predominan en la zona.

Reportes periodísticos dan cuenta de que habitantes del área comenzaron a observar desde el lunes los cuerpos flotando en las aguas de Casares y posteriormente dieron parte a las autoridades.