En los primeros siete meses del 2017 creció el tránsito del gas ruso a través de Ucrania en un 23%, en comparación con el mismo período del año pasado, informó la compañía ucraniana Ukrtransgaz.

El volumen de tránsito del gas ruso mediante Ucrania ha alcanzado la cifra de 53.300 millones de metros cúbicos. Es el máximo índice de los últimos seis años. El año pasado el volumen de tránsito también creció un 20%. Esta tendencia se hizo posible solo gracias al consumo europeo, resalta Ígor Yushkov, analista del Fondo Nacional de Seguridad Energética de Rusia.

«La única razón que impulsa este crecimiento radica en el aumento del volumen de compras por parte de los europeos. Primero, en la UE está cayendo el nivel de extracción, segundo, los 28 consumieron mucho gas el año pasado, cuando sacaron muchos recursos de sus almacenamientos subterráneos. Ahora en Europa está creciendo el consumo, están aprovechando el hecho de que en este período el gas es mucho más barato. Además, en la competición con el carbón gana el gas, porque cuesta menos y es más ecológico. Por eso ahora los europeos están llenando sus almacenes», afirma a la agencia rusa FAN Yushkov.

No es económicamente ventajoso comprar gas de Argelia o Noruega porque allí está aumentando el consumo interno. Comprar gas natural licuado (GNL) es aún más caro. Por eso el experto enfatiza que «Europa puede comprar gas solo de Rusia. Y solo Rusia puede aumentar su suministro, por eso están creciendo las compras».

Asimismo, destaca el papel clave que desempeña Ucrania en este escenario. Rusia todavía no puede diversificar su suministro. Gazprom busca elevar en la segunda mitad de 2017 la capacidad del Nord Stream hasta llegar al 100%, con lo que aumentaría el suministro a los 15.000 millones de metros cúbicos.

El acuerdo entre Rusia y Ucrania sobre el gas caducará en 2019. El experto supone que incluso si el tránsito persiste después de esta fecha, el flujo descenderá drásticamente. La directiva de Gazprom está segura de que a partir del año 2020 el volumen de gas que se trasporta por Ucrania será de 15.000 millones de metros cúbicos. Estas reservas serán destinadas a los países que comparten frontera con Ucrania.

Pero «todo dependerá de si es posible construir a tiempo el Nord Stream 2 y si Gazprom es capaz de finalizar la segunda ruta del Turkish Stream», matiza Yushkov, ya que de esta manera Ucrania solo será responsable de entre 10.000 y 15.000 millones de metros cúbicos.

Como destacó el director de Gazprom, Alexéi Miller, Ucrania no ha apoyado económicamente la modernización de los gasoductos desde hace décadas. Por eso el nuevo Nord Stream 2 será ecológicamente más seguro y 2.000 kilómetros menos largo. Según los cálculos de los especialistas, la tarifa de tráfico del Nord Stream 2 será un poco más de 2.000 euros (2.100 dólares aproximadamente) por cada 1.000 metros cúbicos a una distancia de 100 kilómetros. Mientras tanto, el precio del gas que llega por vía ucraniana es de 2.500 dólares. La modernización, evidentemente, solo disminuirá el costo.

El proyecto Nord Stream 2 prevé el tendido de dos tuberías de gas con una capacidad para 55.000 millones de metros cúbicos anuales desde la costa rusa hasta Alemania por el fondo del mar Báltico.

Está previsto que la construcción del doble gasoducto Nord Stream 2 acabe para finales de 2019. La longitud total de la tubería será de 1.200 kilómetros.