El ministro de Hidrocarburos de Bolivia, Luis Sánchez, informó que desde 2006 hasta hoy el país acumuló un monto de 33 mil millones de dólares por renta petrolera.

Según explicó la autoridad en una entrevista a la Red Patria Nueva, en 2014 la renta petrolera mostró su mayor aumento al alcanzar los cinco mil 400 millones de dólares.

Sin embargo, en el período de 1985 a 2005 solo se alcanzaron cuatro mil 500 millones de dólares por ese rubro.

Agregó que en los próximos cuatro años se prevé invertir otros 13 mil millones de dólares en toda la cadena de hidrocarburos, desde la exploración hasta la industrialización.

Sánchez destacó que en 2005 Bolivia producía 30 millones de metros cúbicos de gas y actualmente se obtienen 60 millones.

Además, después de la nacionalización, 3.5 millones de bolivianos cuentan con gas a domicilio frente a las menos de 50 mil familias que podían acceder a ese servicio antes de 2006, apuntó.

‘Un año de gobierno de Evo Morales ha sido más efectivo en el sector de hidrocarburos que dos décadas de cualquiera de los gobiernos neoliberales anteriores’, aseveró.

En cuanto a la industrialización de dichos recursos, el ministro se refirió a las dos plantas separadoras de líquidos y los procesos para exportar Gas Licuado de Petróleo (GLP) que dará nuevos ingresos de divisas al Estado.

Dentro de los proyectos de industrialización se encuentra la fábrica de amoniaco y urea, ubicada en Bulo Bulo, departamento de Cochabamba.

Sánchez recalcó que, con la consolidación del país como principal exportador de gas y urea a varias naciones de la región, Bolivia podrá convertirse en el corazón energético de Sudamérica.

Recientemente, durante el VII Congreso Internacional de Gas y Petróleo, la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos y el Ministerio de Hidrocarburos de la nación andino-amazónica firmó 12 convenios con varios países de la región como Argentina, Brasil y Paraguay para la venta de dichos recursos a esas naciones, así como la exploración y explotación de zonas ricas en gas.