El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, reiteró ayer martes su llamado al diálogo entre el Gobierno de Venezuela y la oposición de ese país, igualmente calificó como urgente la situación en el país suramericano.

Guterres aseguró que el único camino para mejorar la actual situación, caracterizada por la violencia, es la negociación política.

El secretario insistió en la necesidad de reducir las tensiones entre las partes, en un momento crítico para el futuro del país y de evitar más pérdidas de vidas humanas

Venezuela necesita hacerle frente a los desafíos existentes y de no imponerse el diálogo en el país se corre el riesgo de alejarse del sendero que lleve a una solución pacífica, dijo Guterres.

Desde abril la oposición venezolana hizo un llamado a salir a las calles para supuestamente defender la libertad y pedir una salida inmediata del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, las protestas derivaron en violencia y enfrentamientos que dejaron más de 100 muertos y miles de heridos además de numerosas estructuras dañadas así como personas y camiones de comida quemados.

Entre las personas asesinadas están opositores, chavistas, policías y transeúntes. Durante las protestas violentas también se registraron crímenes de odio: al menos 29 venezolanos fueron quemados vivos por ser considerados chavistas, nueve de ellos fallecieron.

El 30 de julio fueron celebradas elecciones para elegir a los representantes que conformarán la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), un mecanismo previsto en la Carta Magna de Venezuela.

La Asamblea Nacional Constituyente convocada por el presidente venezolano Nicolás Maduro busca encaminar el país hacia el diálogo y la paz, ampliar los derechos sociales, reforzar la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico, superar el modelo rentista petrolero, entre otros puntos.

“Lo que se plantea es un diálogo superior en medio del gravísimo conflicto y violencia en la que comienza a desenvolverse la situación de Venezuela”, aseveró el abogado Hermann Escarrá.