El Senado de Estados Unidos (EE.UU.) aprobó ayer martes al ex funcionario del Departamento de Justicia Christopher Wray, como nuevo director del Buró Federal de Investigaciones (FBI, por su sigla en inglés).

Wray, confirmado en el cargo con 95 votos a favor y cinco en contra, asumirá sus funciones en la agencia policial clave en la inteligencia de EE.UU., en medio de una investigación federal sobre la supuesta injerencia de Rusia en las elecciones presidenciales del pasado año y los posibles vínculos entre Moscú y la campaña del presidente Donald Trump.

La nominación de Christopher A. Wray para que presida el FBI, la realizó el mismo Trump el pasado 7 de junio, un día antes de la comparecencia pública en el Senado del exdirector de la agencia James Comey, despedido en mayo de manera sorpresiva por el mandatario.

Durante las audiencias de confirmación, el nuevo director del FBI defendió su independencia y respeto a la Constitución, y aseguró que «por supuesto» que no le prometerá lealtad al republicano.

«Mi lealtad es a la Constitución y al imperio de la ley, y seguiré respondiendo ante ellos», precisó.

«Nunca permitiré que el trabajo del FBI sea conducido por algo más que los hechos, la ley y la búsqueda imparcial de la justicia. Punto», acotó el también abogado ante los senadores.

Christopher Wray actualmente es socio del bufete de abogados King & Spalding y preside un equipo dedicado a investigaciones gubernamentales, trabajó en la división criminal del Departamento de Justicia de 2003 a 2005, en el Gobierno de George W. Bush.