Desde 2014 la aviación ucraniana no trata de atacar sobre el territorio de la República Popular de Donetsk. Es un mérito de las fuerzas de defensa antiaérea de las Fuerzas Armadas de la RPD que han cerrado firmemente el cielo de la República para cualquier aparato volador enemigo.

Como parte de las subdivisiones de Defensa Antiaérea están incluso los antiguos paracaidistas que servían en el ejército soviético. Durante la guerra han mostrado varias veces el aprendizaje y la maestría en las tareas operativas.

Como ha anotado el militar de la RPD con el nombre de guerra «Hierro», que precisamente por esto los soldados ucranianos encargados de desembarcar se han tenido que adaptar a trabajar como soldados de trincheras. El cielo está controlado y nada puede volar.

«Nos encontramos en una preparación constante. Tenemos fuerzas y los medios para repeler cualquier ataque en cualquier momento del día y de la noche», — ha añadido él.