El Unipolarismo Militarista, a lo que el gobierno de Trump apunta, no puede, por fuera de un escenario de guerra militar mundial, aspirar a recuperar el control sobre el mundo

En medio de las contradicciones internas en los esquemas unipolaristas dentro de los propios EEUU el multipolarismo tiende a avanzar. El lanzamiento en el Foro Internacional “Cinturón y Ruta de la Seda” celebrado el 14 y 15 de mayo en Pekín, significa el lanzamiento de una iniciativa económica estratégica a favor de los países emergentes y en desarrollo. Xi Jinping inauguró el Foro Internacional “Cinturón y Ruta de la Seda”, con la presencia de representantes de 110 países. En la cumbre asistieron 28 presidentes y primeros ministros, cien ministros y unos 1.200 delegados de todo el mundo.

Podemos afirmar que en la Primera Guerra Mundial, la tensión fue acerca de flotas navales y el control de los océanos y en la Segunda Guerra Mundial: fuerza aérea y control del espacio aéreo. La Guerra Fría fue acerca de los satélites y el control del espacio. Un actual conflicto bélico internacional gira alrededor de la encriptación, los ciberataques y el control de los efectos en el mundo real de parte del ciberespacio.

Un bloqueo norteamericano de las rutas de los buques petroleros y comerciales chinos, implicaría inevitablemente una respuesta militar china. En el caso de una eventual guerra entre China y EEUU, Rusia no quedaría neutral. La política de Trump de acercarse al último país para neutralizarlo en un eventual conflicto con China no ha dado ningún resultado.

El congreso de EEUU aprobó un aumento de 695.500 millones de dólares del presupuesto militar, lo que es más de 4 veces el presupuesto total militar de China en 2016 (150 millones de dólares). Trump procura trasferir este gasto a los países de ambos escudos: los aliados europeos de la OTAN en la frontera occidental de Rusia y a Corea del Sur y Japón frente a las costas chinas. Lo anterior pareciera que implicaría potencialmente una guerra de dos frentes.

 

Etiquetas: ; ;