El Gobierno mexicano ayer este miércoles una alerta a cinco estados y a las instancias federales de seguridad del Sistema Nacional de Protección Civil por el robo de una fuente radiactiva, informaron las autoridades de Nuevo León (norte).

Las Unidades Estatales de Protección Civil de Nuevo León, Tamaulipas, San Luis Potosí, Zacatecas y Coahuila indicaron que la fuente robada, “puede ser peligrosa para la salud humana si se extrae de su contenedor”.

La Secretaria de Gobernación expresó, a través de un comunicado, que la Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguardias (CNSNS) informó que, este 1 de agosto, se realizó el robo en Nuevo León. Esta fuente es de bajo riesgo, pero si no se manipula en condiciones de seguridad “podría causar lesiones permanentes a la persona que la manipule o esté en contacto con ella durante un tiempo prolongado”, explicó.

“Si el material no se encuentra en su contenedor, representa un riesgo importante para la salud; sin embargo, dicha fuente no es peligrosa si no se extrae de su blindaje”, aclaró.

La gobernación destacó que la Coordinación Nacional de Protección Civil trabaja en conjunto con el Gobierno de Nuevo León y las instancias federales para las acciones de búsqueda y medidas preventivas.

Recomendó que, en caso de localizar la fuente, no se debe realizar ninguna manipulación del equipo ni permanecer cerca del mismo, con un perímetro de seguridad de unos cinco metros. Sugirió levantar un registro de las personas que hayan estado dentro del perímetro cuando sea encontrada la fuente y notificar su ubicación de inmediato a las autoridades federales.

Este hecho se suma a otros nueve casos registrados de robo de material radiactivo desde finales de 2013, siendo el más reciente en el pasado abril. El pasado diez de junio entró en vigor el Reglamento para el Transporte Seguro de Material Radiactivo, donde se incluyen medidas de seguridad física que permite reducir el número de incidentes por robo o uso malintencionado de material radiactivo.