En Moscú han expresado su preocupación por las tentativas de los EEUU de poner en duda la oportunidad de conservar el Tratado INF que permite la liquidación de cohetes de medio y largo alcance. La situación en la que se encuentra el tratado fue comentada por el experto militar Vladímir Kozin en directo para la radio Sputnik.

Rusia no tiene ninguna razón para poner en duda la viabilidad del Tratado INF, ha declarado desde el Ministerio de Asuntos Exteriores de la Federación Rusa el subjefe Sergey Ryabkov.

«La parte rusa no tiene ninguna razón para poner en duda la viabilidad de este tratado. Además tenemos una serie pretensiones por parte de los EEUU desde el punto de vista de una ejecución inadecuada en sus exigencias. Pero no por eso queremos eliminar el tratado y seguimos unido a éste. Por eso que nosotros estamos muy alarmados por las tentativas de la parte norteamericana de acusar a Rusia de desviaciones imaginarias en las exigencias reflejadas en el tratado y además nos tachan de ponerlo en duda. Este es uno de los temas al cual invitamos a discutir», – fue declarado por Ryabkov al periódico «el Comerciante».

El Tratado INF prohíbe a las partes tener cohetes balísticos con base terrestre y los misiles cruceros con un radio de acción de 500 hasta 5,5 mil kilómetros. Rusia y los EEUU se hacen acusaciones mutuas acerca de la infracción del tratado firmado en 1987.

Según el profesor de la Academia de Ciencias Militares de la Federación Rusa Vladímir Kozin, el Tratado INF impide a los EEUU realizar sus planes militares:

«Los mismos EEUU fabrican cohetes de distancia media, los cuales son prohibidos por este tratado. Recordaré que los cohetes de media distancia son balísticos y los misiles cruceros también, además tienen una distancia de vuelo de mil hasta cinco mil kilómetros. Los norteamericanos elaboran tales cohetes, esta es la principal causa.

La segunda causa consiste en la creación de una base informativa de estas actividades frente al contrato. A saber: los norteamericanos hace mucho que prueban ya los cohetes de una distancia menor, la llamada intermedia, durante la comprobación de los medios de combate con cohetes-interceptores del sistema antiproyectiles, donde los cohetes balísticos se usan en calidad de blancos reales.

La tercera razón consiste en que los norteamericanos quieren que tales bromas verbales impidan a Rusia crear armas de largo alcance que se encuentren bajo los parámetros del acuerdo de 1987″

Él anota que desde un punto de vista legal no hay obstaculos para retirarse del tratado.

«En cada tratado de desarme hay un artículo especial al final que dispone que, en caso de circunstancias de emergencia con un significado especial para la seguridad nacional de las partes, una u otra parte se puede retirar notificándolo a la otra parte de antemano. Ya que los norteamericanos, por ejemplo, se retiraron del tratado de misiles defensivo, refiriéndose al artículo de este tratado. Esto es un fenómeno normal, y cada estado puede salir: no sólo los EE.UU, sino también Rusia. No hay obstáculos legales: Si se decide salir, se puede, pero hay que justificar. Pero los norteamericanos no serán capaces de justificar su retirada del tratado si de repente piensan en ello, « — añadió Vladimir Kozin.

.