A finales de julio, el Senado estadounidense adoptó casi por unanimidad un proyecto de ley aprobado por la Cámara de Representantes para imponer sanciones contra Irán (así como Rusia y Corea del Norte). El miércoles, el presidente de EEUU, Donald Trump, promulgó esas medidas que apuntan, entre otros, al programa iraní de misiles.

El Ministerio iraní de Asuntos Exteriores ha repudiado ayer jueves esta “acción retrograda, ilegítima e ilógica, que va en contra de todos los principios de derechos humanos y normas internacionales”.

Para el portavoz de la Diplomacia iraní, Bahram Qasemi, Washington con esta nueva tanda de sanciones contra Teherán, demostró una vez más su “hostilidad eterna hacia el pueblo iraní civilizado” e insultó a “todas las naciones que buscan la libertad en el mundo”.

El diplomático ha asegurado que la República Islámica “no permanecerá en silencio frente a la violación por parte de EEUU del JCPOA (siglas en inglés del Plan Integral de Acción Conjunta, como se conoce oficialmente el acuerdo nuclear iraní), y comunicará pronto su propio paquete de contramedidas”.

“Irán se reserva el derecho de responder a las medidas antiiraníes de la Administración estadounidense y tomará medidas de represalia en un tiempo oportuno y en el marco de los intereses de su pueblo y de su seguridad nacional”, ha subrayado el vocero en su comunicado.

El diplomático ha asegurado además, que su país “no caerá en la trampa de intrigas del triángulo del mal; el hegemonismo-sionismo y el terrorismo wahabí (apoyado por Arabia Saudí)”, y seguirá luchando contra el terrorismo, y continuará sus esfuerzos para restablecer la estabilidad y la calma en la región.

Qasemi ha aconsejado a los funcionarios estadounidenses que se mantuvieran enfocados en resolver las crisis internas de su país en lugar de propagar la iranofobia.

El miércoles, el vicecanciller iraní para Asuntos Jurídicos e Internacionales, Seyed Abás Araqchi, dijo que Trump con la ratificación de las nuevas sanciones contra Irán busca violar el acuerdo nuclear, ya que su Administración está convencida de que tal pacto ha contribuido al aumento del poderío de Irán en la región.

Irán asegura que la nueva muestra de hostilidad estadounidense viola los artículos 26, 28 y 29 del acuerdo nuclear sellado por Teherán y el Grupo 5+1 (EEUU, el Reino Unido, Rusia, Francia y China, más Alemania), además de confirmar que no tiene las manos atadas ante las sanciones de la Casa Blanca y que tiene una “amplia gama de opciones” para responder a los actos subversivos de EEUU contra el pacto.