La Policía Nacional española desarticuló una red criminal internacional dedicada a introducir ilegalmente en Reino Unido a ciudadanos iraníes, quienes pagaban unos 25 mil euros por pasaportes falsos, informó ayer el instituto armado.

En la operación, que contó con la colaboración de la Policía Metropolitana de Londres y de la Oficina Europea de Policía (Europol), fueron arrestadas más de un centenar de personas, en su mayoría españoles e iraníes.

El líder de la banda, que operaba desde la sureña ciudad de Málaga y utilizaba España como país de tránsito, fue capturado a finales de junio en el aeropuerto londinense de Heathrow, cuando se disponía a abordar un vuelo hacia Brasil para evadir la justicia.

Según el reporte oficial, 14 de los 15 supuestos responsables del entramado quedaron retenidos en la citada urbe andaluza, así como otras 42 personas bajo sospecha de vender su documentación española auténtica a la red, a cambio del pago de entre 500 y tres mil euros.

Además, 44 ciudadanos de origen iraní fueron interceptados en diferentes aeropuertos europeos con pasaportes falsificados.

Las investigaciones comenzaron hace un año, tras detectar que cuatro ciudadanos iraníes intentaban embarcar desde Hamburgo (Alemania) hacia el Reino Unido con pasaportes falsos y usurpados principalmente a españoles.

Los agentes comprobaron entonces que la compra de los boletos aéreos se realizó en una agencia de viajes de Málaga, lo cual permitió identificar a los integrantes del grupo delictivo.