El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, escribió en su cuenta de Twitter que la relación con Rusia está en un punto “muy peligroso” y culpó de la situación al Congreso de su país.

La semana pasada, el Senado de Estados Unidos aprobó casi por unanimidad –98 votos contra dos– la imposición de nuevas sanciones contra empresas, ciudadanos y funcionarios rusos.

“Nuestra relación con Rusia está en un punto muy peligroso y en el más bajo de todos los tiempos. ¡Pueden agradecérselo al Congreso, la misma gente que ni siquiera puede darnos el HCare (Healthcare, nuevo proyecto de Ley para la Asistencia Médica de Trump)”, reza el mensaje.

Y es que la semana pasada el Senado también votó en contra del proyecto de ley, a fin de revocar el texto legal para una asistencia médica asequible, más conocido como Obamacare. Se trata del tercer intento por parte de los republicanos de aprobar una versión del proyecto legal que revoque o sustituya la Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible 2010.

LEY DE SANCIONES

Trump firmó el miércoles una ley para aplicar un nuevo paquete de sanciones contra Rusia. La norma limita las facultades del Presidente a la hora de levantar las restricciones y confiere al Congreso la última palabra en estos asuntos.

Asimismo, la ley codifica y apoya las sanciones que actúan sobre la base de órdenes ejecutivas dictadas por el expresidente Barack Obama. Es por ello por lo que la nueva iniciativa legal complica enormemente las perspectivas de un levantamiento de las medidas restrictivas.

Tras la firma de esta ley, Trump apuntó en un comunicado que la norma es “significativamente defectuosa” e incluye disposiciones inconstitucionales que limitan la autoridad del Presidente, a la vez que señaló que apoya la idea de dejarle claro a Moscú que Washington “no tolerará la interferencia en sus procesos democráticos” y que estará al lado de sus aliados y amigos frente a lo que él llama la subversión y la desestabilización ejercida por Rusia.

Sin embargo, recuerda que, desde que este proyecto de ley fue presentado por primera vez, ha venido expresando sus preocupaciones al Congreso, pues considera que “invade el poder Ejecutivo, pone en desventaja a las empresas estadounidenses y perjudica los intereses de los aliados europeos” de Estados Unidos.

Y es que al limitar la flexibilidad del Ejecutivo, esta ley “hace que sea más difícil para Washington conseguir buenos tratos” que favorezcan al pueblo estadounidense, además de acercar a China, Rusia y Corea del Norte”.