Según un sondeo realizado el 2 de agosto por Quinnipiac University, solo un 33 % de la población estadounidense aprueba la gestión del presidente de Estados Unidos (EEUU) Donald Trump, lo que representa la cifra más baja aprobación de su gestión desde la toma de posesión.

Según los datos ofrecidos por la encuesta, este bajo apoyo encuentra explicación en la valoración negativa que tiene la población sobre las cualidades de quien fuere electo en noviembre de 2016.

Según el sondeo realizado a 1.125 personas entre el 27 de julio y el 1 de agosto en todo el país, la percepción de la mayoría de los encuestados coincide en que Trump no es honesto, no tiene habilidades de liderazgo y no se preocupa por lo estadounidenses promedio.

Sumado a esto, según el analista internacional Carlos Aznárez, las razones no se detienen ahí. Explica que el intento de Trump por derogar el Affordable Care Act, mejor conocido como Obamacare, ha generado descontento dentro de la población beneficiada.

En caso de ser aprobada la medida, dejaría a 14 millones de estadounidenses sin la posibilidad de ser atendidos en los centros de salud médica.

Igualmente, la decisión de Trump de construir un muro entre Estado Unidos y México produce rupturas a lo interno del Partido Republicano. Paul Ryan, presidente de la Cámara de Representantes y líder de los republicanos, afirmó que la construcción del muro podría estar entre 12 mil y 15 mil millones de dólares, lo que genera dudas sobre cómo será costeada esa construcción.

Igualmente, las medidas en materia de inmigración han afectado la popularidad de Trump, quien ha presentado un proyecto de ley que busca reducir la presencia de ciudadanos extranjeros “no capacitados” en EEUU.

Esta reforma, conocida como Reforming American Immigration for a Strong Economy (RAISE) tiene como intención potenciar entregar green-cards a “ciudadanos capacitados” que tributen a potenciar la economía de ese país.