Los policías militares rusos desplegados en la zona de distensión de Guta Oriental realizan maniobras diarias para impedir ataques de los grupos terroristas, aseguró el capitán de la unidad rusa, Alexéi Polatinski.

La guarnición vigila el sur de Guta Oriental, el área más devastada por los bombardeos del Frente al Nusra, una facción terrorista proscrita en Rusia y otros países.

«Realizamos dos entrenamientos diarios para prevenir posibles ataques de los terroristas», dijo Polatinski a Sputnik.

El capitán explicó que al otro lado de la línea de separación se concentran unos 350 terroristas con gran cantidad de armas y morteros.

«Los terroristas pueden atacar los puestos de control y observación en cualquier momento», advirtió.

Polatinski dice que los militares están preparados para actuar con contundencia al sonar las alarmas.

Los entrenamientos, explica, son una señal a los terroristas de que los soldados están listos para entrar en acción y funcionan mejor que cualquier advertencia.

Desde que los policías militares rusos emplazaron sus puestos de observación en esta área de Guta Oriental para garantizar el alto el fuego, la línea del frente no se ha movido ni una pulgada.

Esto permite a la población regresar a Guta para comprobar el estado de sus viviendas, muchas de las cuales están completamente destruidas.

«Huimos de aquí rápidamente llevándonos solo nuestros documentos y algunas cosas de valor (…) Nuestra vivienda fue destruida y ahora somos refugiados», dice Zuher Jnid, un habitante local.

El hombre, padre de cinco niños, afirma que quiere volver ya que las condiciones en las que viven ahora no son mejores.

«De todos modos regresaremos aquí y lo haremos en los próximos días», enfatizó.

Etiquetas: ; ;