La Cancillería rusa calificó de inamistosa e infundada la decisión de la Unión Europea (UE) de ampliar las sanciones a Moscú por el envío a Crimea de turbinas de gas del consorcio Siemens.

“Lamentamos la decisión de Bruselas de incluir en la lista de sanciones de la UE a una serie de funcionarios y empresas como una respuesta al envío, supuestamente “ilegítimo”, a Crimea de turbinas de gas del consorcio Siemens; consideramos que este paso, tomado por la iniciativa de Bruselas, es inamistoso e infundado”, señaló el comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores ruso.

Asimismo, agregó la Cancillería rusa en el documento que las causas de la imposición de las nuevas restricciones contra Rusia son inventadas y advirtió que se reserva el derecho a tomar medidas de respuesta, divulgó Sputnik.

Sin embargo, afirmó en el texto que Rusia confirma su interés “en mantener y desarrollar la cooperación económica con Alemania y la Unión Europea”.

MEDIDAS ANTIRRUSAS

La Unión Europea incluyó ayer en la lista de sanciones a tres individuos y tres compañías de Rusia por el envío de turbinas Siemens a Crimea. Los sancionados son el viceministro de Energía ruso, Andréi Chérezov, el jefe de la empresa Technopromexport, Serguéi Topor-Guilka, y el jefe del departamento de control operativo y gestión de energía eléctrica del Ministerio de Energía, Evgueni Grabchak.

Las personas y compañías sancionadas enfrentarán la congelación de activos y una prohibición de viajes en la Unión Europea.

Las empresas que cayeron bajo las sanciones son Technopromexport –como una sociedad anónima y como una limitada– y la empresa Interavtomatika.

La alemana Siemens anunció el 21 de julio la rescisión de los contratos con las empresas rusas para el suministro de equipos a las centrales eléctricas por el supuesto desvío a Crimea de sus cuatro turbinas destinadas inicialmente para un proyecto en el sur del país.

Siemens dijo que recibió información creíble de que las cuatro turbinas de gas, que entregó al sur de Rusia el año pasado, “fueron modificadas localmente y trasladas ilegalmente a Crimea”.

La Unión Europea prohibió a sus compañías vender equipos energéticos a Crimea después de que este territorio se adhiriera a Rusia tras celebrar en 2014 un referéndum en el que más del 96% de la población votó a favor de la reunificación con ese país.

Moscú declaró en repetidas ocasiones que respeta la decisión de los habitantes de Crimea, que votaron democráticamente.

La Unión Europea “no reconoció la anexión ilegal por parte de la Federación rusa de Crimea” e impuso una serie de sanciones contra Moscú, incluida una prohibición al suministro de equipo para proyectos de infraestructura en Crimea en sectores importantes.

SIEMENS SALDRÁ DE RUSIA

“El senador ruso Vladímir Yabárov, informó a Sputnik que la compañía alemana Siemens podría sufrir restricciones en el mercado ruso como respuesta a las nuevas sanciones impuestas a Rusia por el supuesto “desvío” de turbinas de Siemens a Crimea.

“A pesar de las declaraciones bien claras de Rusia de que no hubo ningún desvío, Siemens insiste en lo contrario. Tiene una oficina grande en Rusia y vende aquí muchos electrodomésticos bajo la marca Bosch, que es la misma Siemens. Vamos a ver qué respuesta acuerdan los ministerios rusos de Comercio y de Exteriores”, dijo.