Mientras la diplomacia continúa produciendo diferentes planes y protocolos para hacer avanzar un proceso de paz que, incapaz de tratar temas políticos, no tienen grandes posibilidades de avanzar, la población de Donbass trata de recuperar, poco a poco, la normalidad, aun en tiempos de guerra.

Al igual que trata de hacer la industria, que lucha por recuperar el principal motor económico de Donbass, la “tregua de la cosecha” pretende facilitar las actividades agrícolas, clave para recuperar otro de los sectores importantes de la economía de la zona, especialmente teniendo en cuenta la necesidad de compensar con producción propia los efectos del bloqueo comercial ucraniano.

Desde la medianoche del 24 de junio rige en Donbass la llamada “tregua de la cosecha”. En Minsk se acordó la “tregua” actual con el propósito de facilitar la cosecha. Lo siento, pero los acuerdos siguen quedándose en la teoría. La guerra en Donbass continúa.

Pese a que la batalla continúa, los agricultores del país han comenzado la cosecha. Sin embargo, además de las amenazas militares, existe el peligro del fuego. Hoy hay en la República alrededor de 2.800 fuegos. Los daños ascienden a 69 millones de rublos. En los primeros seis meses de 2017, se han producido en la RPD incendios en cuatro almacenes de forraje. Estos incendios han ocurrido en propiedades privadas. Los incendios han destruido más de cien toneladas de heno y paga. Desde el inicio de la cosecha se han producido dos de estos fuegos. Ocurrieron el 4 de julio de 2017 en los distritos de Starobeshevo y Amvrosievka.

Junto al personal del Ministerio de Emergencias de la RPD, nos acercamos al distrito de Novoazovsk para realizar inspecciones de la prevención de incendios en los campos de grano. Durante la inspección, los trabajadores del ministerio comprueban si los tractores se adecúan a la regulación vigente, los vehículos de limpieza y también si los medios y equipamiento de los bomberos funciona correctamente, así como el material de suministro eléctrico y motores.

“La recolección es la parte más peligrosa en términos del fuego. Nos estamos preparando para ello cuidadosamente. Comprobamos todo el equipamiento y también el equipamiento de lucha contra el fuego”, explica el actual director de la empresa agrícola Kolos, Nikolay Kovalev.

Hay que decir que los campos se encuentran en la zona en la que habitualmente se producen bombardeos de la artillería ucraniana. Hoy nos encontramos en la localidad de Bezimenoye, que fue bombardeada por el Ejército Ucraniano el 9 de mayo durante la celebración del Día de la Victoria. Por suerte, se evitó que hubiera víctimas.

Durante la cosecha, la situación en el pueblo se ha mantenido en calma, lo que ha permitido a los agricultores realizar sus tareas.

Etiquetas: ; ;