“Irán espera que la celebración de las recientes elecciones en Venezuela lleve a la restauración de la paz y seguridad y que dé pie al inicio de diálogos en ese país”, ha dicho esta semana el portavoz de la Cancillería persa, Bahram Qasemi.

La actitud de Washington y sus sanciones a Caracas han sido sin embargo condenadas por Qasemi, que ha reiterado la oposición de Teherán a las intervenciones foráneas en los asuntos internos de Venezuela.

Concretamente, en la línea del continuo apoyo de las autoridades persas a Venezuela frente a las presiones de EE.UU., el diplomático persa ha insistido en la necesidad de “respetar la soberanía y la independencia de los países en el marco del derecho internacional”.

“Estamos profundamente convencidos de que, tal como ha probado la experiencia mundial, es vano e ineficaz utilizar sanciones como herramienta para ejercer presión sobre países y naciones independientes a fin de crear una brecha en su voluntad”, ha señalado Qasemi.