(Archivo)
La República Popular Democrática de Corea (RPDC) no tiene intenciones de usar armas nucleares contra ningún otro país que no sea Estados Unidos y solo si este la ataca, aseguró ayer su ministro de Relaciones Exteriores, Ri Hong-Yo.

Presente en esta capital para participar en el Foro Regional de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (Asean), Ri dijo que su país es ‘una potencia nuclear y un Estado con misiles balísticos intercontinentales responsable’, y fue enfático en el adjetivo.

No tenemos intención de usar ni amenazar con armas nucleares a ningún país excepto a Estados Unidos, a menos que (algún país) se una a la acción de Estados Unidos contra la RPDC, declaró.

El ministro acusó a Washington de distorsionar la verdad al afirmar que la RPDC es una amenaza global porque posee armas nucleares, y condenó las maniobras encaminadas a ‘internacionalizar la cuestión de la península de Corea abusando de la Organización de las Naciones Unidas’.

El sábado, en el Consejo de Seguridad de la ONU, Estados Unidos estrechó el cerco en aquel sentido al lograr el apoyo de China y Rusia a nuevas sanciones contra Pyongyang.

Las penalidades decretadas en el aquel ámbito persiguen reducir en unos mil millones de dólares al año los ingresos norcoreanos por concepto de exportación de carbón, hierro, plomo y mariscos.

En Manila, a través de sus titulares de Relaciones Exteriores, tanto Beijing como Moscú aconsejaron a la RPDC suspender sus pruebas balísticas nucleares, pero también a Estados Unidos aliviar tensiones en la península coreana.

El canciller chino, Wang Yi, le pidió a Ri que su país no viole las resoluciones de la ONU ni provoque a la comunidad internacional con el lanzamiento de más misiles o la realización de nuevas pruebas nucleares.

Pero Wang también exigió a Estados Unidos y Corea del Sur ‘dejar de elevar las tensiones en la península coreana’, en obvia alusión al sistemático despliegue de medios bélicos en la zona y a los intentos por bloquear económica y diplomáticamente a Pyongyang.

Aunque sin mayores trascendidos, también se supo que el tema estuvo presente en la reunión del canciller ruso, Serguei Lavrov con el secretario de Estado Rex Tillerson, aunque como cabía esperar el plato fuerte fueron las tensiones bilaterales de las últimas semanas.

Medios diplomáticos indicaron que Lavrov convino con su interlocutor en la necesidad de llevar a la RPDC a suspender sus pruebas balísticas, pero también le comunicó que Rusia y China le exigen a Estados Unidos abstenerse de realizar nuevos ejercicios militares conjuntos con Corea del Sur.

En repetidas ocasiones la RPDC ha declarado que su arsenal nuclear tiene un carácter esencialmente defensivo y no constituye una amenaza para ningún otro territorio porque su único fin es disuadir a Estados Unidos y sus aliados de intentar una aventura bélica contra la nación.