El jefe adjunto de la Misión Especial de Monitoreo de la OSCE, Alexander Hug, declaró que los militares ucranianos no le permitieron a él y a otros representantes de la misión cruzar el puente de Schastye, negándose a retirar las minas del sitio.

Hoy, Hug inspeccionó el puente dañado en la línea de demarcación en Stanitsa Luganskaya.

«Hoy también estábamos en el punto de cruce a través de los Seversky Donets en la línea de demarcación cerca de Schastye», dijo el portavoz de la misión en una reunión informativa en Lugansk. «Pero juntos, para facilitar el paso, las minas que se encuentran allí nos detuvieron y nos impidieron cruzar este puente».

«Las fuerzas armadas ucranianas no retiraron las minas y el JCCC (el Centro Conjunto de Control y Coordinación del régimen de alto al fuego) no coordinó estas acciones y de alguna manera influyó en el lado ucraniano», dijo Hug.

El jefe adjunto de la misión explicó que este puente es considerado como uno de los posibles puntos de paso de la línea de demarcación.

«Ustedes saben que este puente es una de las oportunidades que pueden usar los civiles para el paso, siempre que esto se permita y se tome la decisión de abrirla», dijo.

Recordemos que en la zona de responsabilidad de la República Popular de Lugansk, el único puesto de control oficialmente operativo se encuentra en la zona de Stanitsa Luganskaya, donde la línea de contacto se extiende a lo largo del río Seversky Donets. El movimiento de peatones en el puente sobre el río, que fue parcialmente explotado por las fuerzas de seguridad de Kiev hace casi dos años, se lleva a cabo en las escaleras de madera temporales y cubiertas. El movimiento de tráfico a través del puente, que la RPL ofreció repetidamente para restaurar, ahora es imposible.