El 5 de agosto de 2017 los empleados de la Fiscalia General de la República Popular de Lugansk durante un examen en Zeliony Gai encontraron un pequeño depósito de armas.

Entre ellas aparecen granadas autopropulsadas de RPG, lanzagranadas portátil, granadas de mano, detonadores y percutores.