EEUU y Rusia no podrán seguir expulsando eternamente a los diplomáticos de una parte y la otra, declaró a Sputnik el presidente del Consejo de Política de Asuntos Exteriores y de Defensa ruso Fiódor Lukiánov.

De este modo, comentó la promesa del secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, de responder a la reducción del cuerpo diplomático estadounidense en Rusia.

«Expulsar eternamente a diplomáticos es algo estúpido del todo, ¿expulsarlos hasta que la Embajada deje de funcionar? No llegaremos a este extremo de locura», señaló.

Lukiánov señaló que «la expulsión de diplomáticos es una suerte de efecto dominó; por cuanto ahora Rusia igualó la cantidad de diplomáticos, no se trató de una medida simétrica, pero generó como resultado una construcción simétrica, y luego de que EEUU cumpla las indicaciones rusas tendremos igual cantidad de funcionarios en Washington y Moscú».

«Si ahora EEUU hace algo basándose en consideraciones de prestigio, digamos, expulsan a otras viente personas, a ello le seguirá, tal y como lo advirtió la Cancillería rusa, una respuesta simétrica, y en un principio, el tema podría concluir ahí», argumentó.

Lukiánov estimó que la Administración estadounidense no quiere agravar la situación, por lo que la respuesta será contenida, quizás incluso simbólica.

Según el político, «por otro lado con esta administración resulta imposible predecir algo, porque ella misma no comprende del todo qué quiere, y por otro lado, opera en condiciones de una cruel presión por parte del Congreso y la opinión pública en EEUU».

El 2 de agosto el presidente de EEUU, Donald Trump, firmó la ley que endurece las sanciones a Rusia por su supuesta injerencia en las elecciones de EEUU en 2016, acusación que Moscú refutó en reiteradas ocasiones.

Por su parte, el pasado 28 de julio Moscú en respuesta «a la agresión de Estados Unidos en los asuntos internacionales», pidió a Washington limitar a 455 personas la plantilla de sus legaciones diplomáticas y consulares en Rusia para el próximo 1 de septiembre y anunció el precinto a partir del 1 de agosto de varios inmuebles diplomáticos estadounidenses en la capital rusa.

A finales del año pasado, EEUU declaró personas no gratas a 35 diplomáticos rusos, dándoles 72 horas de plazo para abandonar el país y ordenó el cierre de dos mansiones en Centreville, Maryland y Oyster Bay, Nueva York, que supuestamente eran utilizadas para espiar.

Etiquetas: ; ; ;