Al menos 40 soldados iraquíes murieron y varias decenas resultaron heridas el lunes como consecuencia de los ataques aéreos de Estados Unidos contra una base de las fuerzas populares iraquíes conocidas como Al-Hashad Al-Shabi en la frontera con Siria.

El batallón Kataib Sayyed Al-Shohada, vinculado a Al-Hashad Al-Shabi, denunció en un comunicado que su base fue atacada por fuego de artillería estadounidense y bombas inteligentes. Además instó en este comunicado al Gobierno iraquí a iniciar una investigación exhaustiva sobre el incidente, al mismo tiempo que señaló que las acciones de Estados Unidos no permanecerán sin respuesta.

No se trata de la primera vez que los cazas estadounidenses bombardean las posiciones de las fuerzas populares iraquíes. El pasado 20 de mayo, Al-Hashad Al-Shabi anunció que los aviones de guerra de Estados Unidos atacaron sus contingentes que combatían para bloquear una de las rutas de abastecimiento de Daesh en la frontera sirio-iraquí.

Al-Hashad Al-Shabi ha desempeñado un papel importante en las operaciones para la liberación de la ciudad norteña de Mosul de manos de Daesh que fueron iniciadas el 17 de octubre de 2016 bajo la orden del primer ministro de Irak, Haidar al-Abadi.
Mosul, liberado el pasado mes de julio de manos de Daesh, fue conocida como la capital de Daesh y cayó en junio de 2014 bajo el control de este grupo takfirí.

Al-Hashad Al-Shabi ahora está cooperando activamente con las fuerzas iraquíes en operaciones para librar a todo el país de los elementos de Daesh.