El vicecanciller ruso, Serguéi Riabkov, advirtió que Moscú responderá simétricamente a una eventual decisión del Gobierno de los Estados Unidos de reducir personal diplomático ruso en su país.

“Habrá una reacción simétrica por nuestra parte si se atreven a hacer algo semejante”, dijo entrevistado por Sputnik.

Riabkov indicó que Rusia prevé “mantener la paridad” con Estados Unidos en el número del personal diplomático, por lo que un nuevo recorte de representantes rusos en esa nación supondría una “futura escalada política”.

Moscú anunció el recorte del número de diplomáticos estadounidenses en Rusia y la incautación de dos propiedades de Washington en la capital rusa, en respuesta a las nuevas sanciones antirrusas votadas por el Senado de los estados Unidos en julio pasado.

Cooperación bilateral

En cuanto a la cooperación bilateral rusa-estadounidense, el vicecanciller Riabkov dijo que Moscú le ha manifestado al Gobierno de los Estados Unidos su interés de reanudarla en varios ámbitos, pero no recibe respuesta.

El vicecanciller indicó que Rusia “quiere seguir colaborando con Washington sobre Siria. Estamos dispuestos para un diálogo sobre Ucrania, sobre el control de armamento, sobre la no proliferación de armas de destrucción masiva”.

No obstante, Riabkov aseguró que “todos los mecanismos de diálogo, que ahora no funcionan, fueron cerrados y desmontados por el Gobierno de los Estados Unidos”.

Alertó que los envíos de armas por la Casa Blanca a Ucrania pueden desestabilizar la situación en Donbás. “En el plan práctico esto significaría una desestabilización importante de la situación en el sureste de Ucrania”, dijo.

Las relaciones entre ambos países entraron en una nueva etapa de crisis, después de que el Congreso de Estados Unidos aprobara el 27 de julio una ley sobre nuevas sanciones contra Irán, Rusia y Corea del Norte.

La normativa, firmada el 2 de agosto por el presidente estadounidense, Donald Trump, incluye nuevas restricciones a altos cargos rusos por la supuesta interferencia en las elecciones estadounidenses de 2016, acusación sin pruebas que Moscú desmintió en reiteradas ocasiones.

La normativa también endurece las condiciones de financiación en Estados Unidos para las entidades rusas, sujetas a las restricciones, y deja la puerta abierta a las sanciones contra las compañías europeas por colaborar con Moscú en importantes proyectos relacionados con la exportación de hidrocarburos rusos.

En respuesta “a la agresión de Estados Unidos en los asuntos internacionales”, el pasado 28 de julio la Cancillería rusa pidió a Washington limitar a 455 personas la plantilla de sus legaciones diplomáticas y consulares en Rusia para el próximo 1 de septiembre.

Antes de dejar la Casa Blanca, el expresidente Barack Obama expulsó a 35 funcionarios rusos e incautó dos propiedades rusas en territorio estadounidense, además de imponer sanciones económicas. No obstante, el presidente ruso, Vladimir Putin, decidió no responder en ese momento y esperar una mejoría de las relaciones con Trump en la Presidencia.

Etiquetas: ; ;