El terremoto deja cinco personas muertas. Autoridades temen que crezca el número de víctimas.

Al menos cinco personas murieron y otras 60 resultaron heridas, 30 de ellas están muy graves, en un terremoto de 6,5 grados de magnitud en la escala de Richter que sacudió hoy la provincia central china de Sichuan, según informaron las autoridades locales citadas por la agencia oficial Xinhua.

El terremoto, uno de los más potentes registrados en China en los últimos años, se produjo a las 21.19 hora local (13.19 GMT) con epicentro en la turística comarca china de Jiuzhaigou, una zona que cada día es visitada por miles de viajeros (sólo hoy se contabilizaron 38.000 turistas).
El temblor tuvo su epicentro a 33,2 grados latitud norte y 103,82 longitud este, con una profundidad de 20 kilómetros, según el Centro de Redes Sismológicas de China, y golpeó una provincia, Sichuan, que en 2008 sufrió uno de los peores seísmos de las últimas décadas, con más de 90.000 víctimas entre muertos y desaparecidos. Según los medios oficiales, se han registrado más de un centenar de réplicas del seísmo.

Testigos del terremoto contactados por la agencia oficial Xinhua informaron de que varias viviendas en la zona se han derrumbado y otras sufrieron daños de diversa consideración, por lo que las autoridades locales iniciaron operaciones de evacuación de las localidades afectadas.
Al menos cien turistas han quedado atrapados en un parque natural de la zona afectada, en la que algunos servicios de ferrocarril tuvieron que ser suspendidos.

En otros lugares más alejados del epicentro en esa misma provincia se informó de que los habitantes sintieron el temblor y salieron temerosos de sus casas, registrándose además cortes del servicio telefónico y el suministro eléctrico.
Incluso en la capital provincial, Chengdu, situada a 300 kilómetros al sur del epicentro, se notó el terremoto, así como en otras provincias vecinas del interior del país.
Jiuzhaigou es un valle famoso por sus cataratas y sus formaciones kársticas, que atraen cada año a grandes cantidades de turistas. Las autoridades chinas han lanzado un dispositivo de emergencia de máximo nivel, con equipos de rescate desplazados al área cercana al epicentro.
Desde la vecina municipalidad de Chongqing, 200 efectivos de cuerpos paramilitares se desplazaron a Sichuan para asistir en las tareas de salvamento.