Oficiales del estadounidense Buró Federal de Investigaciones (FBI) allanaron la casa de Paul Manafort, ex jefe de campaña del presidente Donald Trump, para apoderarse de documentos y otros materiales, divulgó hoy el diario The Washington Post.

Según la publicación, que citó a personas familiarizadas con la pesquisa sobre la presunta interferencia rusa en las elecciones de 2016 y una supuesta complicidad con el equipo de Trump, el allanamiento se concretó sin previo aviso en la madrugada del 26 de julio pasado.

La orden de registro era amplia y los agentes del FBI que trabajan con el abogado especial Robert Mueller en la indagación sobre el tema salieron de la casa con varios registros, agregó el medio.

Esta incursión se dio aunque el ex jefe de campaña ha entregado de forma voluntaria diversos documentos a los comités del Congreso que también analizan los comicios de noviembre último.

De acuerdo con el Post, la orden de registro indica que los investigadores pudieron tener razones para creer que no se podía confiar en que Manafort entregara todos los registros en respuesta a la citación judicial de un gran jurado.

Esa acción pudo estar dirigida, además, a enviarle al exasesor de Trump el mensaje de que no debe esperar un tratamiento suave o cortesías legales.

A decir del periódico, Mueller ha aumentado la presión sobre Manafort al consolidar bajo su autoridad una serie de investigaciones no relacionadas en varios aspectos de la vida profesional y personal de esa figura.

Los aliados del investigado temen que el abogado especial intente construir un caso contra Manafort no ligado a las elecciones de 2016, con la esperanza de que el exjefe de campaña proporcione información contra otras personas en el círculo íntimo de Trump a cambio de disminuir su propia exposición legal.

Se cree que los materiales obtenidos por el FBI incluyen notas que Manafort tomó mientras asistía a la reunión celebrada en junio del año pasado entre el hijo mayor del presidente, Donald Trump Jr., y una abogada rusa.

Una cadena de mensajes de correo electrónico y declaraciones del primogénito del jefe de Estado indicaron que asistió a ese encuentro, celebrado en la Torre Trump de Nueva York, con la esperanza de obtener información perjudicial sobre la excandidata demócrata Hillary Clinton.

La noticia sobre el allanamiento de la vivienda se difunde tras conocerse la semana pasada que Mueller conformó un gran jurado de 23 integrantes que lleva varias semanas trabajando en Washington sobre la cuestión de la interferencia electoral.

El viernes último, en tanto, sus investigadores pidieron a la Casa Blanca documentos relacionados con el exasesor de Seguridad Nacional Michael Flynn.