Intercambiar café, te y aceite de palma por cazas Su-35

Fecha de publicación: 09 08 2017, 10:33


«Es una oportunidad que no debemos perder», asegura el portavoz del Ministerio de Comercio indonesio. 

Indonesia está lista a suministrar café, aceite de palma y otras mercancías a cambio de cazas para que Rusia pueda sortear las sancionesimpuestas por EE.UU. y la UE.

Así, el ministro de Comercio de Indonesia, Enggartiasto Lukita, aseguró que su país está dispuesto a realizar este trueque «bajo la supervisión de ambos gobiernos» para obtener 11 cazas Su-35 a cambio de diversas exportaciones indonesias.

Al respecto, la corporación estatal rusa Rostec ha firmado un memorándum de entendimiento con la compañía pública indonesia PT Perusahaan Perdagangan Indonesia.

Cazas polivalentes 

Ese país asiático ya compró 16 cazas Sukhoi en 2003, cuando estaba sometido a sanciones estadounidenses y europeas porque sus militares estaban acusados de realizar violaciones de derechos humanos en Timor Oriental, en 1999.

El Su-35 es un caza polivalente de la generación 4++ que dispone de un cañón de 30 milímetros de calibre y una radio de combate de unos 1.600 km cuya velocidad máxima es de 2.500 kilómetros por hora. Esa aeronave tiene 12 puntos de anclaje con una capacidad total para cargar 8.000 kilogramos de explosivos compatibles con una amplia gama de misiles y bombas y tiene un alcance de 3.400 kilómetros.

«Una oportunidad que no debemos perder» 

Yakarta, líder mundial en la producción de aceite de palma -que se emplea para cocinar y elaborar cosméticos y biocombustibles-, trata de promocionar ese producto por la decreciente demanda en Europa.

Por su parte, el portavoz del Ministerio de Comercio de Indonesia, Marolop Nainggolan, aseguró que las sanciones antirrusas ampliadas por EE.UU. y la UE suponen «una oportunidad que no debemos perder».

Comentario: Es una interesante reacción del mundo ante las sanciones. De este modo es que Rusia, a través de las sanciones mismas, logra diversificarse y encontrar alternativas. También resulta interesante que Indonesia, un país históricamente aliado a EEUU, esté interesado en hacerse de armamento militar ruso.