El primer ministro Haidar al-Abadi rechazó los bombardeos lanzados en territorio iraquí sin permiso de Bagdad por la llamada coalición anti-Estado Islámico (EI), encabezada por Estados Unidos, reflejan hoy varios sitios noticiosos.

Al-Abadi condenó así los bombardeos del lunes pasado contra posiciones del batallón de fuerzas voluntarias Kataib Sayyed Al-Shohada, en una localidad fronteriza con Siria.

Según el portal iraní Hispantv, ese batallón, perteneciente a las Unidades de Movilización Popular, Al-Hashad al-Shabi, denunció en un comunicado difundido hoy aquí que en esa agresión perecieron 40 combatientes y otros resultaron heridos.

Washington y la coalición internacional recibieron advertencias en ocasiones anteriores por iguales acciones como la de finales mayo cuando cazas estadounidenses atacaron combatientes voluntarios que luchaban para bloquear una de las rutas de abastecimiento del Daesh, acrónimo en árabe de Estado Islámico.

En noviembre de 2016, el Parlamento iraquí aprobó una ley que otorgaba estatus legal a las fuerzas de Al-Hashad Al-Shabi.

De acuerdo con esa normativa, esos milicianos ingresaron a las Fuerzas Armadas de Irak, bajo el mando del primer ministro y con derecho a percibir salarios y pensiones, con los mismos derechos de los miembros del Ejército y la Policía.

Empero, Washington se empeña en considerarlos en el mismo rasero que los grupos terroristas.