El portaviones Príncipe de Asturias, buque insignia de la Armada española entre 1988 y 2013, ha iniciado su último viaje. La empresa propietaria ha comenzado su traslado al astillero turco de Leyal Deltas, donde será desguazado.

El buque fue dado de baja el 13 de diciembre de 2013, después de que el entonces ministro de Defensa, Pedro Morenés, decidiera que el coste de mantenimiento anual —unos 100 millones de euros— suponía una suma inadmisible dada la difícil coyuntura económica que atravesaba España.

Después de ser dado de baja del Listado Oficial de Buques de la Armada, el Príncipe de Asturias fue subastado y, tras varios intentos infructuosos, fue por fin adquirido a precio de saldo por la compañía turco-española Surus Inversa. Costó 2,7 millones de euros.

Si bien este buque era el único portaviones que quedaba en servicio de España, la Armada del país tiene a su disposición el buque de asalto anfibio Juan Carlos I, capaz de cargar un ala aérea embarcada.

Etiquetas: ;