El presidente de Serbia, Aleksandar Vucic, está dispuesto a buscar una solución por medio de un compromiso al conflicto albanés en Kosovo, y en septiembre tiene la intensión de propiciar una amplia discusión al respecto en el país, según afirmó ante las cámaras del canal de televisión Pink, de Belgrado.

«Si creamos un eje de paz y estabilidad en la línea norte-sur de los Balcanes Occidentales entre los dos importantes pueblos, los serbios y los albaneses, resolveremos el 80% de nuestros problemas políticos durante los próximos cien años», afirmó el mandatario.

Según el presidente, la solución respecto a Kosovo debe ser «insatisfactoria para ambas partes», porque solo así puede ser un compromiso.

En relación a esto señaló que la decisión que se tomará no tratará del pasado de los serbios, sino de su presente y su futuro.

«Es importante tener buenas relaciones con los albaneses, resolverlas de una vez y para siempre en vez de mantener el conflicto congelado; no tengo grandes esperanzas, pero existen», señaló.

El mandatario admitió que cualquiera que sea el compromiso «Serbia no lo perdonará», y dijo que sabía cuáles eran las condiciones personales y políticas que podrían enfrentar a quienes participen en ese proceso.

Vucic señaló que en la actualidad no hay soluciones listas respecto a Kosovo, y que no habrán soluciones fáciles, por lo que considera importante ordenar y formalizar el debate del tema en todos los espacios a partir de septiembre.

«En todas las organizaciones e instituciones, en foros científicos, en nuestra iglesia, en la sociedad civil, el sector no gubernamental es necesario escuchar y hablar de todo, poner todas las cosas sobre la mesa y comparar, y mirar cuál será nuestro futuro y qué podemos esperar del futuro, cuáles son las consecuencias de una primera, una segunda o una tercera solución», señaló.

Kosovo, antigua provincia serbia poblada mayoritariamente por albaneses, proclamó en 2008 una independencia que Belgrado no reconoce.

Tampoco es reconocida por Rusia, China y otros países, entre ellos cinco miembros de la Unión Europea.

Para algunos países, en primer lugar los que no reconocieron la soberanía de Kosovo, las autoridades locales introdujeron visados: para la entrada en la república autoproclamada se necesita una visa kosovar o de Schengen.

Los serbios consideran a Kosovo y Metoquia como cunas de la espiritualidad y la cultura serbia, siendo el conflicto kosovar el más doloroso para Serbia.

En el preámbulo de la Constitución Kosovo es declarado como una parte inseparable del territorio serbio.

Etiquetas: ; ;