La Izquierda Independentista, movimiento político independentista de Cataluña, presentó ayer jueves su campaña para el referendo del 1° de octubre.

Bajo el lema “barrer el capitalismo, el patriarcado, la corrupción y la monarquía”, Anna Gabriel, diputada de la Candidatura de Unidad Popular (CUP), organización que forma parte del movimiento izquierdista, señaló que el proceso consultivo representa la posibilidad de “derribar todas las estructuras de poder”, a las cuales ha calificado como desiguales, misóginas y patriarcales.

La propuesta del movimiento es la de elegir a través del voto popular la opción de construir una república catalana socialista, feminista y ecológicamente sostenible.

La campaña, que lleva por nombre “¡Barrámoslos! Desobediencia, autodeterminación, Països Catalans”, está ilustrada por la imagen de una mujer barriendo al presidente de Gobierno español Mariano Rajoy; el rey Felipe VI; el expresidente del Gobierno José María Aznar; los expresidentes de la Generalitat Jordi Pujol y Artur Mas, y el cardenal Rouco Varela, representando la inconformidad ética, política y económica que tienen el actual régimen de Gobierno.

En días pasados Rajoy declaró que “el próximo 1 de octubre no habrá ningún referendo” por ser “insconstitucional y por tanto ilegal”. En rueda de prensa comunicó que la “sociedad catalana necesita (…) que se les proteja de un proyecto radical y divisivo que se intenta imponer a las bravas”. Calificó el proyecto independentista como un “golpe de Estado jurídico”.