Los cazas rusos de quinta generación serán capaces de combatir en cinco dimensiones, informa Izvestia, citando una fuente en el Consorcio de Tecnologías Radiolectrónicas (KRET).

Estos aviones podrán hacer un seguimiento de su posición en el espacio (ejes X, Y, Z), el tiempo de cumplimiento de una tarea, así como supervisar el espectro electromagnético ambiente.

Esto permitirá a la aeronave ser invulnerable a los medios enemigos de supresión radioelectrónica, detectar objetivos con sus localizadores y dirigir hacia ellos misiles y bombas de precisión. Asimismo, la máquina rusa será totalmente protegida por sistemas de guerra electrónica instalados a bordo.

Según el subdirector de I+D del equipo de a bordo del consorcio KRET, Guivi Dzhandzhgava, «el concepto de las cinco dimensiones» ya está siendo utilizado en el diseño de aviónica.

«Las aeronaves modernas han alcanzado semejante nivel que es imposible aumentar sus capacidades en el sentido tradicional. La mejora de sus fuselajes y motores conduce a una ventaja del 20-30% en comparación con sus predecesores. No obstante, la creación de nuevos ‘cerebros’ —equipos de a bordo- proporciona un significativo aumento de la eficiencia», destaca el especialista.

De acuerdo con Dzhandzhgava, la eficiencia de los aviones podrá crecer gracias a una adecuada presentación de información y a la definición precisa de su posición en el espacio. El establecimiento de la misión de combate va a llevarse a cabo en tiempo real en el contexto de una situación en constante cambio.

Dzhandzhgava subrayó que hoy en día lo más importante es ajustarse a las condiciones volátiles de la situación de combate: eso es lo que da ventajas a la dura competencia de cazas modernos.